granadilla

Corina, después de seis meses con un menisco roto, será por fin operada mañana

Corina Mesa Alayón, en su domicilio de El Salto (Granadilla). J. C. M.

Corina entrará en quirófano mañana. Postrada en el sofá de su casa desde el mes de mayo a causa de una rotura de menisco, una situación que denunció en DIARIO DE AVISOS, esta vecina de 48 años del pequeño núcleo de El Salto, en Granadilla, por fin ha encontrado respuesta en el Servicio Canario de la Salud (SCS), que el pasado jueves le confirmaba que será operada mañana en la Clínica Verde de Playa de Las Américas.

Su caso vio la luz el pasado 27 de octubre en las páginas de este periódico, al que recurrió, desesperada, tras comprobar cómo pasaban los días y los dolores eran cada vez más insoportables, un sufrimiento que ha mitigado como ha podido tomando hasta cuatro nolotil y paracetamol diarios. En este tiempo ha sufrido incluso una caída por la que tuvo que ser atendida en Urgencias. Duerme lo mínimo, mientras le dura el efecto de los calmantes, y ni siquiera puede sentarse en la taza del váter. En estos meses, el tormento de Corina va más allá del dolor que se extiende por su cuerpo, y que tiene en la cadera otro de sus puntos débiles, ya que ha tenido que dejar de trabajar en un pequeño supermercado familiar en la localidad en que reside y tampoco se puede ocupar de su madre, de 74 años, que padece principio de alzhéimer.

Después de varias llamadas sin suerte, Corina Mesa Alayón escuchó el pasado jueves al otro lado del teléfono la frase por la que lleva esperando desde hace seis meses: “Tiene hora para el 16 de noviembre”.

Ahora, reconoce que está “un poco nerviosa, porque un quirófano siempre es un quirófano”. El personal sanitario ya le ha indicado que le aplicarán anestesia epidural para realizarle la intervención. Los fuertes dolores comenzaron en mayo, lo que el médico de cabecera achacó, en principio, a una inflamación de los tendones, por lo que le mandó un tratamiento. Cuatro días después, Corina estaba en el servicio de Urgencias del Hospital de El Mojón, donde fue tratada con calmantes y le recomendaron reposo. Una semana más tarde, destrozada por el dolor, llamó llorando al médico de cabecera, que le recomendó ir a Urgencias al Hospital de la Candelaria. Allí le sacaron líquido, la infiltraron y le volvieron a recomendar reposo. Semanas después se le realizó una resonancia y 15 días más tarde la exploró un traumatólogo que le confirmó una lesión grave de menisco que requería una intervención quirúrgica, que tramitó con carácter urgente en su informe.

Corina se queja de que la han tenido “dando tumbos de un lado a otro” y, sobre todo, de la falta de información por parte del Servicio Canario de la Salud.

Se plantea crear una plataforma de afectados por los retrasos del SCS

Corina reconoce que nunca ha llorado tanto en su vida como en estos seis meses. Distingue entre “el “sistema sanitario, que no funciona”, y sus profesionales. “El personal médico me ha tratado muy bien y no tiene culpa”. Ahora, no descarta crear una plataforma de afectados en el Sur que saque a la luz casos como el de ella y otros, incluso, de mayor gravedad. “La salud es lo más grande que tenemos y la gente no tiene que tener miedo a quejarse, está en su derecho. Hay demasiada resignación en el Sur y no podemos ser tan pasivos; si tenemos que movilizarnos, lo haremos”. Para Corina, el SCS no funciona, “con lo fácil que es detectar lo que está bien y lo que está mal”.

TE PUEDE INTERESAR