LA LAGUNA

Javier Abreu: “No sé qué miedo tiene el PSOE a desalojar a CC, si el caso Grúas apesta”

El concejal lagunero adelanta que recurrirá su expulsión del PSOE, afirma que advirtió en su día de que el partido no podía mirar a otro lado con el asunto de las grúas y sostiene que a Clavijo lo van a defenestrar desde dentro de la propia CC

Javier Abreu, concejal en el Ayuntamiento de La Laguna expulsado del PSOE. / SERGIO MÉNDEZ

Fue candidato del PSOE a la Alcaldía en 2015 y secretario general de los socialistas en La Laguna hasta 2016. Ahora ha sido expulsado del partido, aunque recurrirá. En esta entrevista, Javier Abreu parece no dejar títere ni titiritero con cabeza. Alega que su expulsión es “política” y se pregunta “qué miedo tiene el PSOE a desalojar a CC” en su municipio, cuando hay asuntos que, a su juicio, “apestan”, como el caso Grúas.

-Al fin le notificaron la expulsión, ¿verdad?
“Sí, la hemos recibido, tanto Yeray Rodríguez como yo. Tenemos 10 días y vamos a recurrirla y, dependiendo de la respuesta, valoraremos otras cuestiones”.

-Les expulsan por incumplir directrices de pactar con CC…
“Eso no es real: nosotros cumplimos el acuerdo, quien lo incumplió fue CC, que nos quitó la competencia de Aguas. CC no quería tener un socio de gobierno, sino un subordinado. CC también incumplió en ayuntamientos y en el Gobierno canario”.

-¿Por qué el PSOE no apoya la moción de censura en Aguere?
“O es un chantaje de CC con desestabilizar otras administraciones públicas o es taparle la porquería a CC. Estos días vivimos un auténtico escándalo con el tema de las grúas, en el que ya hay un concejal imputado y en los próximos días podría estarlo también, previsiblemente, el presidente del Gobierno canario. En 2019, ¿cómo les vas a decir a los ciudadanos que te voten cuando no has desalojado a quienes han manchado el nombre de La Laguna? A mí me han perseguido para no presentar la moción de censura. ¿Qué miedo hay con todo lo que está pasando con las grúas? También Antonio Alarcó debe estar avergonzado por lavarse las manos y decir que no había nada y ahora un juez está ya imputando a personas”.

-Ahora la moción de censura solo es posible con el PP…
“La moción se podría presentar mañana, porque aún podemos recurrir la expulsión. El problema es si se quiere o no desalojar a CC, y que Víctor Díaz sea o no alcalde honorífico de La Laguna”.

-Pero ustedes se negaron a firmar el pacto con CC en 2015…
“No, no, perdone: se negó el PSOE de La Laguna en su conjunto. No lo firmó nadie de la gestora insular y tampoco de la dirección regional del PSOE”.

-¿Por qué no lo quería firmar?
“Porque CC lo que quiere en La Laguna y en Tenerife es que el PSOE esté sometido, con la cabeza gacha. Si el coste es que por eso me expulsan, lo pago. El problema lo tienen los que no saben cómo tapar la porquería de CC, impidiendo que se averigüe la verdad hasta las ultimas consecuencias con lo de las grúas o los reconocimientos extrajudiciales de crédito. Y aquí confluye también el rencor de Mónica Martín, porque su padre estuvo imputado en el caso Las Teresitas”.

-¿Esperaba la expulsión?
“Es una expulsión política, no por incumplir los estatutos”.

-¿Tiene que ver con la llegada de Ángel Víctor Torres?
“Con la llegada del caballo de Troya al PSOE lagunero, donde se han afiliado muchos que no son socialistas y que lo tienen secuestrado para servirle a CC. De esto podría explicarnos mucho Víctor Díaz, que es quien gobierna CC, no el alcalde ni Clavijo”.

-Está hablando usted de vasos comunicantes entre CC y PSOE…
“¿Vasos? No, barricas. Son 150 militantes nuevos con la gestora, que suelen ir cinco minutos a las asambleas, votan y se van”.

-¿En qué se diferencia el Clavijo actual de aquel con quien usted cogobernó?
“Se ha convertido en una persona muy altanera y soberbia; no escucha a nadie. Al oírle intervenir en el pleno del Parlamento sobre la pobreza pensé que o se le subió el cargo a la cabeza o se ha vuelto guanajo, porque no tomaron ni una sola decisión”.

-¿La dirección regional tiene o no doble vara de medir?
“No hubo problemas para la censura en Icod, donde de cinco concejales dos no fueron al pleno y nadie les expedientó. En El Rosario pasa algo similar. En La Laguna no se aplican las mismas reglas porque algunos no hemos estado dispuestos a callarnos”.

-¿Qué le pasaría a CC si pierde el poder en La Laguna?
“La Laguna es fundamental para CC y cualquiera que entre allí a limpiar aquellos muebles y alfombras, pues, claro, CC termina por los suelos. Además, hay un movimiento interno para desalojar a Fernando Clavijo, le van a cortar la cabeza políticamente, pero él todavía no se ha enterado. Las peleas empresariales dentro de CC son brutales”.

-¿Vio venir el caso Grúas?
“Sí, no será por no haberlo dicho en el PSOE en tiempo y forma. Y que un socialista de bien no podía mirar para otro lado sobre este asunto y tantos otros”.

-¿A qué le huele el caso Grúas?
“Me apesta. Sé lo de los pendrives, los informes de la Guardia Civil y las amistades reconocidas en sede judicial, más las sedes compartidas. Si yo estuviera al frente del PSOE, no dudaría en personarme, y si tuviera dinero o si algún abogado me echara una mano, yo mismo me personaría. En este caso, hay elementos que les puede costar la carrera política a muchos”.

-¿Dejará el acta de concejal?
“Paso a paso. Tenemos derecho aún a defensa”.

-¿Ha tenido presiones para que se calle la boca?
“Sí, pero no solo del partido; de mucha gente, para que me fuera del Ayuntamiento. Me ofrecieron absolutamente de todo”.