caso grúas

La clave: un auto de peso obra de un jurista de reconocida solvencia e integridad

El presidente de la Audiencia, Astor Landete, avala que siga la investigación al no poderse descartar indicios de una ilegalidad “patente y grosera”

El juez Joaquín Astor Landete. DA

Un auto dictado el pasado 18 de octubre por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife es la clave de bóveda que sustenta la tramitación de estas diligencias sobre la vertiente política del llamado caso Grúas, cuyo principal implicado es el hoy presidente del Gobierno de Canarias y entonces alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo.

Dicho auto, que ordena continuar con la investigación judicial de cuestionables decisiones adoptadas por Clavijo, justifica tal dictamen con un párrafo harto revelador: “A la vista de la situación expuesta, no cabe en este momento excluir que las resoluciones administrativas mencionadas por las que levantaron los reparos formulados por la Intervención Municipal a la concesión de un préstamo de 120.000 euros a la entidad concesionaria del servicio público y a la prórroga del contrato no atenten de forma patente y grosera contra la legalidad y la normativa vigente sobre contratos del sector público y haciendas locales”.

El citado documento judicial, que se ancla en nuestro ordenamiento jurídico tanto con numerosas referencias al articulado de la actual Ley de Enjuiciamiento Criminal como a distintas sentencias del Tribunal Constitucional y del Supremo, tiene el plus de ser obra del presidente de la referida Sección Segunda, que a su vez lo es también de la Audiencia Provincial tinerfeña: Joaquín Astor Landete. Este magistrado se ha ganado a pulso un merecido prestigio por su solvencia jurídica, pero también por su eficiencia y su innegable integridad. De sus conocimientos dan cuenta los lustros que ya acumula de servicio público en los juzgados, y que sus esfuerzos son coronados con el éxito lo prueba un hecho incuestionable: desde que preside la Sección Segunda, esta ha pasado de ser la más lenta del país tramitando a una de las más ágiles. Eso sí, a semejante logro no es ajeno su antecesor al frente de la propia Audiencia, José Ramón Navarro, hoy presidente de la Audiencia Nacional.

Respecto a su integridad, Astor Landete ha demostrado que no le tiembla el pulso ante el poder. Es uno de los magistrados que juzgó el caso Las Teresitas, por citar uno de sus más mediáticos, pero también ha ganado fama por sus discursos anuales en el inicio del año judicial, donde no duda en denunciar la desigualdad social, siempre posicionándose del lado del más desfavorecido.