CASO GRÚAS - LA LAGUNA

La Guardia Civil probó el saqueo de piezas en coches con custodia municipal

Otro juzgado lagunero investiga a los siete empresarios del caso Grúas supuestamente afines a Clavijo, al detectar la venta por internet de piezas cuyo contacto era un teléfono oficial de la concesionaria

Los investigadores encontraron en el depósito municipal restos de vehículos desguazados, una actividad no prevista para este lugar. CEDIDA

El caso Grúas tiene otra vertiente más allá de la estrictamente política, pero que sin duda es imprescindible para saber de la gestión municipal lagunera durante la etapa como alcalde de Fernando Clavijo. Esa otra parte del caso se investiga ya en otro juzgado lagunero, y gracias a estas diligencias se sabe que piezas extraídas de los vehículos custodiados en un depósito municipal lagunero tras ser retirados de la vía pública fueron vendidas a través de Internet. Así lo certificaron los investigadores de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil que investigan el caso Grúas en funciones de Policía Judicial bajo la dirección del Juzgado de Instrucción Número 4 de la Ciudad de los Adelantados. Tal verificación está recogida en el atestado número 2014-004850-000004 de las diligencias que actualmente se instruyen en el referido juzgado, y que se iniciaron en 2011 a cuenta de la denuncia presentada por varios empleados de la concesionaria por aquel entonces. En este proceso figuran como investigados los siete empresarios supuestamente afines a Clavijo.

Respecto a la verificación llevada a cabo por la Guardia Civil, se produjo tras localizar a los dueños de algunos de los vehículos afectados por estas prácticas. Justo es reconocer la trascendental aportación realizada por los denunciantes para el buen éxito de la investigación, si bien no parece que los presuntos responsables ocultasen mucho el rastro. No en balde, en los anuncios para vender las piezas llegó a figurar un número de teléfono corporativo de la propia concesionaria (concretamente, uno para las llamadas desde La Cuesta) y al telefonear los investigadores respondió nada menos que el propio responsable del depósito municipal. Especial interés tiene lo sucedido el 17 de enero de 2014. Tras presentarse la denuncia por parte de los exempleados, los guardias civiles asignados al caso respondieron a los anuncios publicados en Internet interesándose por una caja de cambios y, claro, ocultando su identidad . A la cita se presentó nada menos que el responsable del depósito, y llevó consigo la caja de cambios en cuestión. Sin embargo, no tenía número identificativo y la distribuidora no pudo ayudar. La celada de la Benemérita funcionó a medias.