Tribunales

Los dos acusados del caso Saida se conforman con un año y tres meses de cárcel

Saida Prieto. DA

Los dos acusados por el llamado caso Saida, el diseñador Willy Jorge y el exgerente de Fiestas Francisco Javier Trujillo, se conformaron con una condena que, en total, suma un año y tres meses de prisión, lo que se formalizó ayer en la primera y única sesión del juicio, tal y como certificó el magistrado con una sentencia in voce. Dichas penas corresponden a sendos delitos de lesiones por las quemaduras sufridas en 2013 por la candidata de DIARIO DE AVISOS y Parque Bulevar a Reina del Carnaval santacrucero, Saida Prieto, y su diseñador, Víctor Díaz.

El pacto en cuestión, al que siguió días después el alcanzado entre la aseguradora del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y los dos heridos a cuenta de las indemnizaciones, pone punto final al proceso seguido por el terrible accidente acaecido en la Gala de Elección de la Reina de 2013 en el Carnaval capitalino.

Al ser Jorge y Trujillo dos personas sin antecedentes, ser la pena inferior a dos años de prisión y haberse resarcido con las indemnizaciones el daño producido, ninguno de los dos entrará en prisión, quedando las referidas penas en suspenso.

En concreto, a Jorge se le apreciaron la concurrencia de dos circunstancias atenuantes. Por un lado, la constatación de dilaciones indebidas en el proceso; por otro, el hecho de que él mismo sufriera quemaduras al intentar ayudar a Saida Prieto en su afán de librarse de las llamas, que prendieron en la fantasía que portaba cuando se disponía a salir al escenario situado aquel año en el Recinto Ferial. En cuanto a Trujillo, también se le aprecia como circunstancia atenuante esas dilaciones indebidas en el proceso.

Aunque ya estaba acordado, en la mañana de ayer se formalizó el pacto, impulsado por la política favorable a la conformidad existente hoy en la Justicia española. Las penas son de un año de prisión para ambos por las lesiones de Prieto (cuya vida corrió gran peligro al quemarse el 60% de la superficie de su cuerpo), y de tres meses por las de Díaz. Respecto a las indemnizaciones, un acuerdo de confidencialidad entre las partes impide su divulgación.

Pese a que todo estaba abocado a la celebración del juicio, la compañía aseguradora cambió de parecer a última hora y facilitó el pacto con Saida, lo que también adelantó este periódico. El acuerdo posterior con Víctor Díaz resultó mucho más sencillo y se produjo a los pocos días.

Los hechos se remontan al 6 de febrero de 2013, cuando un artefacto pirotécnico que portaba otra candidata alcanzó por accidente el traje de Saida, prendiéndose fuego. Esa madrugada fue operada de urgencia en el HUC durante cinco horas y media, y dos días después voló a uno de los hospitales españoles de referencia para quemados, el Virgen del Rocío (Sevilla).

Que el juicio no se celebre redundará en beneficio de Saida. Esta comparsera de pro, hoy con 28 años de edad, muestra claros indicios de una recuperación notable, si bien a nadie se le escapa que las secuelas son importantes, tanto en lo físico como en lo psicológico. El hecho de que no tenga que revivir el drama es, sin lugar a dudas, una gran noticia para todos.

TE PUEDE INTERESAR