Adeje

La actuación técnica de Adeje evitó una tragedia en la discoteca Butterfly

Foto: Consorcio de Bomberos

Dos informes técnicos del Ayuntamiento de Adeje en 2015 que certificaban graves problemas en la estructura del centro comercial Playa Shop, en Costa Adeje -el segundo de ellos llegó a motivar el cierre completo del recinto-, y que obligaron a la comunidad de propietarios a tomar medidas para reforzar el edificio, evitaron una tragedia de gran magnitud en la madrugada del domingo tras desplomarse parte del suelo de la discoteca Butterfly, que causó 40 heridos.

Todo comenzó a raíz de la denuncia, el 24 de marzo, de la inquilina del local 23 (único abierto en ese momento en el recinto a causa de la crisis económica), que advertía del deterioro de la estructura. Menos de dos meses después, un informe elaborado por una técnica del Ayuntamiento determinó el cierre del establecimiento, situado en los bajos de la sala que se desplomó y donde años antes había un bingo. El informe determinaba las obras de reparación necesarias, que pasaban por un reforzamiento de la estructura, según pudo conocer ayer DIARIO DE AVISOS.

En agosto de 2015, el Ayuntamiento de Adeje, al tener conocimiento de que se iba a abrir un local de ocio nocturno en el mismo centro comercial, redactó un nuevo informe y recomendó extender la medida cautelar al resto de establecimientos, por lo que el 29 de septiembre se decretó el cierre de todo el complejo. La orden fue cursada a la comunidad de propietarios, a la que se exigía la reparación y la adopción de medidas preventivas, como el apuntalamiento de las zonas afectadas.

Según explicaron ayer fuentes del equipo técnico municipal a este periódico, dos meses y medio después, los propietarios presentaron el proyecto de reparación, firmado por arquitectos y aparejadores, e informaron de que se habían subsanado las deficiencias que dieron lugar a la orden de cierre, lo que se pudo comprobar en una inspección el 23 de diciembre. El informe del proyecto privado especificaba que, “según acuerdo establecido entre la comunidad de propietarios y la dirección facultativa, se procederá a realizar otras labores de refuerzo complementarias con el objeto de evitar nuevas apariciones de riesgo en el futuro”.

Más noticias
Un transformista del Butterfly: “Una de mis compañeras fue la primera en caerse, a partir de ahí la gente empezó a gritar”

En ese momento se ordenó el desprecinto del centro comercial Playa Shop. Eso sí, el informe técnico recogió que quedaba pendiente el tratamiento ignífugo del refuerzo metálico de las zonas reparadas, para lo que se daba un plazo de dos meses a la comunidad, subsanándolo el 25 de febrero de 2016. Desde ese día no consta ninguna denuncia en el Ayuntamiento sobre el centro comercial.

Diez días

Fuentes municipales confirmaron ayer que el derrumbe ha afectado al resto del edificio. “Un colapso de este tipo tira de toda la estructura”, aseguraron, por lo que se emplearán 10 días en asegurar las zonas más vulnerables mediante la instalación de puntales, tarea que comenzó el lunes y que incluirá el saneamiento del local siniestrado. A partir de ese momento se iniciará el “informe exhaustivo” para determinar las causas que provocaron el hundimiento del escenario de la discoteca Butterfly.

Respecto a las deficiencias de seguridad detectadas por Gesplan en 2015 en el trámite de los Planes de Modernización, los técnicos subrayaron que se trata de un “instrumento de ordenación, no de gestión ni de ejecución, que no hace pruebas técnicas ni de carga ni de estructura, solo oculares”. A la vez, indicaron que fue el propio Ayuntamiento el que trasladó a Gesplan su voluntad de modernizar los centros comerciales por su situación estratégica.

TE PUEDE INTERESAR