superconfidencial

Los rusos

Los rusos vuelven a ser los malos de la película. Los que desestabilizan el mundo son los rusos. Los hackers son rusos. Los que intentan influir en las elecciones de los países democráticos son rusos. Es otra guerra fría la que nos plantean, una guerra fría sin submarinos, pero con redes sociales. Una guerra fría, gélida, implacable, inmersa en oscuros intereses. Los rusos vuelven a ser, repito, los enemigos a batir, con mucho petróleo, con mucho dinero, con muchos millonarios y con muchos intereses políticos y económicos espurios. Hoy estaba pensando yo en los rusos y por eso me había olvidado de enviar el artículo al periódico, porque tengo la mente distraída tras escuchar a Rajoy en la COPE hablar de los hackers rusos con rebotes de Venezuela, que viene a ser otro país que alberga las mayores maldades y, sobre todo, las mayores mentiras. Entre los rusos, los venezolanos y los independentistas catalanes, yo no sé quiénes serán los más mentirosos. Pero se está construyendo un mundo a fuerza de mentiras y esto es tremendamente peligroso. Las mentiras las mandan a transmitir los sicópatas como Putin y Maduro, que son dos elementos de cuidado. Uno es un general ambicioso y otro un chófer de guaguas que conduce uno no país, un no país instalado en el caos y en la ruina porque cualquier atisbo de riqueza se la apropian unos cuantos. Es una pena que el mundo, los pilares del universo, estén construidos de mentiras o de verdades a medias que son las mentiras más peligrosas. Por eso, querido Carmelo, pensando en todo eso, me había olvidado de mandar el artículo de hoy. Y son las doce menos cuarto de la noche; gracias por esperar. Ahora espero que no lo intercepte un hacker ruso. Y eso.

TE PUEDE INTERESAR