Granadilla de Abona

El surtidor de la fortuna: “A la quinta nos tocará el Gordo”

Las colas en La Chasnera cada día son más abundantes en busca de la fortuna / ANDRÉS GUTIÉRREZ

José Miguel González, a quienes mucho conocen como el surtidor de la fortuna, a un mes del sorteo de la lotería de Navidad, pronostica que “al quinto nos tocará el Gordo”, después de cuatro años consecutivos dando segundos, terceros, cuartos y quintos premios. La suerte siempre tiene una cita con la gasolinera La Chasnera y, desde el año pasado, con la Repsol del Porís.
No tiene miedo al mal fario ni piensa que está vendiendo la piel del oso antes de cazarlo, quizás porque confía tanto en su buena suerte como en las posibilidades estadísticas que le da el hecho de que La Chasnera ya se haya convertido en el segundo receptor de la lotería de Navidad -esos que dan los números por máquina- de España, reconociendo el presidente del Grupo González que “este año, a estas alturas, hemos superado las ventas del año pasado”, comenta junto a su hijo José, quien regenta la gasolinera La Chasnera y también la vecina Hoyos Blancos, las dos en el kilómetro 54 de la TF-1, en destinos sur y norte, respectivamente. Además, se atreve a aventurar que “este año el Gordo acabará en 3”, una de las dos terminaciones que ha traído en series completas para repartir en sus gasolineras, aparte de otro número para la UD Las Zocas y para Mírametv.

“Todavía hay mucha gente que pasa por las gasolineras y nos da las gracias por la lotería”, afirma José Miguel González, presidente del Grupo González, que gestiona ocho gasolineras -y va camino de abrir otra en Arafo- de Repsol en Tenerife y que el 22 de diciembre de 2013 repartió 200 millones de euros, al vender íntegramente el número 79712, una serie que mandó a pedir a su amigo Santos, de la Administración de El Calvario, en Granadilla, y que se trajo desde Alicante.

González sigue recordando hoy que “hasta pasado unos días no me di cuenta de los millones que dio aquel premio, casi el presupuesto de casi todos los ayuntamientos del Sur en un año”, afirma con los ojos iluminados, mientras su hijo José señala que “es ahora, casi cuatro años después, cuando mucha gente se acerca por las gasolineras y te dice que sí tenía aquel número. No todos querían entonces que se supiera”, relata.

La Chasnera ya es el segundo receptor de loterías de España / A.G.

José Miguel González hizo afortunadas a cientos de familias, entre ellas, a las de sus 140 trabajadores -cada uno con 125.000 euros por décimo-, repartiendo 1.800 décimos de un número que surtió de alegría las siete gasolineras del grupo. Pero este no fue el único premio que ha repartido el Grupo González, porque, desde aquel 22 de diciembre de hace cuatro años, La Chasnera también dispensó al año siguiente 1.250.000 euros (10 décimos) del 92845, el segundo premio de Navidad.

En 2015 volvieron a tocar premios, aunque en esta ocasión más modestos, con un cuarto y dos quintos, todos de la máquina receptora. El año pasado, entre la gasolinera del kilómetro 54 de la TF1 y la del Porís de Abona vendieron 11 décimos del segundo premio y otros cuartos y quintos premios, que totalizaron más de un millón y medio de euros, a los que dos semanas después se juntaron los 5 décimos del 95379, el segundo premio del Sorteo del Niño, estrenándose con éxito, como ya hizo en Navidad, la receptora del Porís.

 

Aquel 22 de diciembre de 2013 se celebró en todas las gasolineras de Respsol-Grupo González / DA

 

“Me sentí un privilegiado de poder hacer tanto bien a tanta gente”

José Miguel González, hoy más conocido por la lotería que por el exitoso Grupo González Canarias, que gestiona junto a sus hijos Míriam, José y Aarón, comenzó desde abajo, con una pequeña mecánica en Las Zocas, en donde se engendró su gran pasión por los rallies, hasta que a principios de los ochenta logró montar una empresa que hoy gestiona nueve gasolineras, desde Adeje hasta Geneto, una emisora de radio (Onda Tenerife), un periódico gratuito y da trabajo a más de 140 personas.
Es un hombre sencillo y modesto, no le gusta el protagonismo, pero ha tenido que convivir con él desde que aquel 22 de diciembre de 2013 repartió 200 millones de euros con el 79712.

Un hecho que le elevó a la fama en toda la Isla y en todo el país, y que todavía recuerda, porque “aquel día -22 de diciembre de 2013- fue, junto al matrimonio y el nacimiento de mis tres hijos, el día más feliz de mi vida. Me sentí un privilegiado por poder hacer tanto bien a tanta gente, anónima y conocida”, estando orgulloso, asimismo, de que “todavía siguen en la empresa casi todos aquellos 140 trabajadores que se sacaron un décimo”, indica emocionado. Reconoce que a la lotería, como receptor, “no se le saca mucho dinero”, pero admite, lógicamente, que “es un gran reclamo para nuestras cafeterías y tiendas y hasta para vender gasolina”. González precisa que también la Repsol del Porís de Abona, que lleva su hija Míriam, se estrenó el año pasado con los segundos premios en Navidad y El Niño.

TE PUEDE INTERESAR