medio ambiente

Urban Waste: una nueva gestión de residuos en los municipios turísticos

El fin de Urban Waste es desarrollar estrategias ecoinnovadoras para la gestión de residuos en ciudades turísticas. DA

El propósito fundamental del proyecto Urban Waste es el establecimiento de un nuevo enfoque en la gestión de residuos que se generan en territorios turísticos de la Unión Europea (UE), especialmente en ciudades con mayor flujo de visitantes. De las 11 que participan en el proyecto, tres son de la isla de Tenerife: Adeje, Arona y el Puerto de la Cruz.

Según explicó el consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife, José Antonio Valbuena, “se trata de definir políticas dirigidas a minimizar o reducir residuos y establecer fórmulas adecuadas de gestión y reutilización”. En este caso, la Corporación insular asume el papel de mediador y organizador entre los municipios de la isla adheridos. La coordinación del proyecto Urban Waste corresponde en Canarias al Gobierno autonómico, a través de la Viceconsejería de Medio Ambiente.
Junto al Gobierno regional, el proyecto tiene otros 26 socios (27 en total), con representación en 13 países de la Unión Europea, de los 28 existentes en la actualidad en esta asociación de Estados europeos. Algunas de las ciudades y áreas turísticas participantes son Florencia (Italia), Lisboa (Portugal), Nicosia (Chipre), Copenhague (Dinamarca) e Ile-de-France (región metropolitana de París, en Francia), entre otras.

José Antonio Valbuena | Foto: Andrés Gutiérrez
José Antonio Valbuena | Foto: Andrés Gutiérrez

El proyecto tiene como objetivo la promoción de un nuevo enfoque en la gestión de residuos de las ciudades turísticas. Estas, habitualmente, plantean el problema de los picos de generación de residuos en las temporadas altas, ya que en ellas (y no suele ser el caso de Canarias, donde el turismo funciona todo el año) se puede llegar a multiplicar por 10 la población alojada, lo que genera un fuerte impacto, al menos en momentos concretos, en los sistemas de recogida y de tratamiento de residuos sólidos urbanos. Sin embargo, Tenerife, como el resto de áreas con uso turístico dominante en el Archipiélago, es un destino desestacionalizado y, por ello, mantiene una alta tasa de ocupación todo el año, lo que convierte a la Isla en un caso singular. Metodológicamente, el proyecto trata de aplicar el concepto de metabolismo urbano, es decir, analiza los flujos de materia y energía en la ciudad, de tal manera que los residuos formen parte de esos flujos y se busque cómo minimizarlos o reducirlos, y a la vez cómo gestionarlos para que se integren en los procesos de reutilización y reciclado.

Más noticias
“Queremos que los propios escolares sean los embajadores del reciclaje”

Tres años de vigencia y 4,2 millones de euros de asignación

El nombre oficial de este proyecto de la Unión Europea (UE) es Urban Estrategies for Waste Management in Tourist Cities. Su periodo de vigencia abarca del 1 de junio de 2016 al 31 de mayo de 2019. El importe global del proyecto es de 4.248.782 euros, que es financiado en su totalidad por la Unión Europea, a través de los fondos Horizonte 2020. El Cabildo de Tenerife dispondrá de 100.485 euros en el marco de la citada iniciativa europea. Esa cantidad representa el 2,36% del monto total del programa. El objetivo de la Unión Europea es lograr el reciclado en 2020 del 50% de los residuos sólidos urbanos, para llegar en 2030 a una tasa de reutilización y reciclado del 70% que abarque todos los residuos de origen municipal.

TE PUEDE INTERESAR