VENEZUELA

Dos sobrinos de Maduro, condenados a 18 años de cárcel por narcotráfico

Los fiscales del caso han asegurado durante el proceso que los condenados intentaron hacerse con 20 millones de dólares mediante el tráfico de drogas para ayudar a su familia

NICOLÁS MADURO
REUTERS/Marco Bello

Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Antonio Campo Flores, sobrinos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, han sido condenados este jueves por un tribunal de distrito de Nueva York (Estados Unidos) a una pena de 18 años de prisión por tráfico de drogas.

El juez de distrito Paul Crotty ha sentenciado a los dos hombres en una vista celebrada en un tribunal federal de Manhattan, en Nueva York. Los dos hombres son sobrinos de Cilia Flores, la mujer del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Los abogados de los dos condenados habían solicitado que fueran sentenciados a diez años de cárcel, mientras que la Fiscalía reclamó 30 años de prisión. El juez Crotty ha dicho que una pena de 30 años habría sido excesiva, toda vez que los dos acusados no tenían antecedentes penales.

“Lo que me lleva a pensar que Campo Flores y Flores de Freitas no eran quizá los más astutos traficantes que hayan existido”, ha explicado el magistrado. “Perdieron el control”, ha añadido. Los dos sobrinos apenas han hablado antes de ser condenados.

“Sé que he cometido errores muy graves en este caso”, ha afirmado Campo Flores, que se ha disculpado con su mujer y sus hijos. “Siempre he sido una buena persona”, ha argumentado, por su parte, Flores de Freitas. “Incluso en prisión he intentado ayudar a los que estaban en una peor situación psicológica que yo”, ha explicado. Flores de Freitas ha pedido al juez que le autorice a regresar pronto a Venezuela para estar con su hijo.

Los dos sobrinos de la mujer de Maduro fueron detenidos en Haití a mediados de noviembre de 2015 por agentes de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA) que se hicieron pasar por narcotraficantes por intentar introducir cinco kilos de cocaína en el país norteamericano.

Los fiscales del caso han asegurado durante el proceso que los sobrinos de la primera dama de Venezuela intentaron hacerse con 20 millones de dólares mediante el tráfico de drogas para ayudar a su familia.

Campo Flores y Flores de Freitas fueron condenados en noviembre de 2016 por un jurado por conspiración para importar cocaína a Estados Unidos. Los abogados defensores argumentaron durante una fase previa del proceso que sus clientes solo discutieron un plan para traficar con drogas pero que nunca llegaron a ejecutarlo.

Días después de la condena de noviembre de 2016, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que el proceso judicial contra los dos sobrinos de Cilia Flores era un ejemplo del “imperialismo” de Estados Unidos.