LOTERÍA NAVIDAD 2017

Granadilla riega de millones la Isla

José Miguel González y sus hijos José y Aarón descorchan botellas de sidra tras volver a protagonizar un 22 de diciembre cargado de premios. Sergio Méndez
José Miguel González y sus hijos José y Aarón descorchan botellas de sidra tras volver a protagonizar un 22 de diciembre cargado de premios. Sergio Méndez

La gasolinera La Chasnera, del Grupo Repsol-González, situada en el kilómetro 54 de la autopista TF-1 en dirección sur, se doctoró ayer como surtidora de la fortuna al vender por primera vez en su corta historia el Gordo, aunque solo fuera con un décimo de esos dos terminales receptores de lotería que se han convertido en líderes de ventas en Canarias.

El primer premio tardó en llegar, pero finalmente el 71.198 salió a las 10.54 horas, cuando para entonces ya la familia González (el patriarca José Miguel y los tres hijos, José, Míriam y Aarón) habían descorchado la sidra por la tempranera visita del segundo premio (51.244), otra vez el segundo, que no falta a la cita con La Chasnera desde 2013, aquel año en que las ocho gasolineras del Grupo González repartieron nada menos que 200 millones de euros.

Desde entonces y hasta ahora, la receptora de lotería de La Chasnera, que ya posee dos terminales y va camino de un tercero, nunca ha dejado de dar premios en Navidad, aunque, lógicamente, de manera más modesta, pero ayer, sin ir más lejos, ganó por goleada en Tenerife, dando nada menos que 3.388.000 euros de los poco más de cuatro millones que se repartieron en nuestra provincia, gracias al décimo del primero, 22 del segundo y 23 de tres de los quintos premios.

Si bien la mayor cuantía provino de los 22 décimos del segundo premio (2.750.000 euros), la gran explosión de alegría llegó a la familia González y a los trabajadores de La Chasnera cuando salió el Gordo, aunque solo fuera un décimo. Y es que ya puede presumir de El Gordo se vendió aquí.

Más noticias
“Aquí viene mucha gente con sus manos llenas de callos”