ECONOMÍA

La Palma tiene la afiliación más baja de Canarias al sector de la construcción

Fepeco alerta de que frente al crecimiento del resto de islas, La Palma se coloca a la cola de la región con solo 267 trabajadores contratados en la construcción entre 2015 y 2017

La empresa adjudicataria del Centro de Visitantes del Roque, según la patronal, solo tiene a tres trabajadores palmeros contratados. | DA

En los dos últimos años, desde 2015 y hasta octubre de este año que está a punto de concluir, el número de afiliaciones a la Seguridad Social en el sector de la construcción en La Palma solo ha crecido un 25,9%, lo que en términos numéricos supone la contratación de 267 personas en un período de 24 meses.

Es el porcentaje más bajo de toda Canarias. La Palma se sitúa, con respecto a la media regional en afiliaciones en este sector, 20 puntos por debajo de la media regional. La Federación de empresarios del Sector de la Construcción de la provincia tinerfeña (FEPECO) “no puede evitar la preocupación por esta situación en la Isla, que vuelve a situarse por detrás del resto, donde se están logrando datos positivos”.

Tanto es así que el presidente de este sector de la patronal canaria, Óscar Izquierdo, no oculta que, “La Palma se queda rezagada y se ha convertido, en base a las circunstancias, a los retrasos, a las prórrogas para justificar las obras del Fondo de Desarrollo de Canarias, el paro y la precariedad de las empresas que llevan años luchando por sobrevivir, en nuestra máxima preocupación en los últimos meses”.

Parte de estos malos datos estadísticos en relación con el número de afiliados a la Seguridad Social en La Palma, guardan relación con el hecho “veraz”, subraya Izquierdo, de que “las grandes obras adjudicadas en la isla”, entre las que destacó el Centro de Visitantes del Roque de Los Muchachos, “tiene a solo tres trabajadores palmeros contratados por la empresa adjudicataria del proyecto, que no es palmera”.

Esa circunstancia, sumada a otras como los proyectos desarrollados por las grandes superficies que están asentandose en La Palma, con trabajadores traídos desde otros puntos del territorio nacional, así como la adjudicación de proyectos como el de rehabilitación de la Iglesia de Nuestra Señora de Los Remedios en Los Llanos de Aridane, donde se da la misma circunstancia, “están condicionando la supervivencia de las empresas palmeras de la construcción y la capacidad de mantener empleos para muchas familias en la Isla”.

Los modelos y trámites de adjudicación podrían cambiar, aseguran los empresarios palmeros consultados por este periódico, que lamentan que el Cabildo, como hacen con asiduidad otras instituciones públicas canarias, no opte por los conocidos como “procedimientos negociados”. Estos permitirían, tal y como recoge el articulo 1.11.d de la Directiva 2004/18/CE, “la consulta con los operadores económicos de su elección y negociación de las condiciones de contrato”, propiciando la contratación de empresas locales.

La no elección por parte del Cabildo palmero de esta modalidad, provoca, según detallan desde la Federación de Empresarios de la Construcción de la provincia tinerfeña, “la precariedad del sector de la construcción en la isla de La Palma, empresas y trabajadores que llevan años intentando resistir a la crisis y que ven como se crece en otras islas, mientras en La Palma corren el riesgo de abandonar y mermar aún más el tejido empresarial”.

La indignación de los empresarios crece. Ayer mismo lamentaban, por tercera vez en lo que va de año, que las obras proyectadas dentro del Fondo de Desarrollo de Canarias sigan sin salir adelante, lo que pasaría por implementar los servicios de contratación.

La inversión privada en turismo sigue siendo testimonial

La renovación del Hotel Sol, en base a una inversión de la cadena después de años de dudas; la desaparición de la oferta de venta de uno de los hoteles más importantes de La Palma de portales y webs especializadas y con uso público restringido; y la reciente compra del Hotel Marítimo de Santa Cruz de La Palma después de ocho años de cierre; además de la inversión para mejorar el complejo hotelero de Las Olas, en las zona turística de Los Cancajos, alienta al grupo de Gobierno del Cabildo a la hora de hacer una valoración positiva de la situación del sector turístico en la Isla.

Los empresarios de la construcción, en cambio, ven con preocupación la escasa llegada de la inversión, y a la hora de hacer balance lo tienen claro. Asegura Izquierdo que “se ha producido un defensa fundamentalista del territorio palmero por parte de las instituciones y este es el resultado. La isla no tiene una oferta alojativa suficiente para atender el tirón del turismo”.