Gastronomía

Los hoteles de Tenerife se visten de gala para despedir el año

Bahía del Duque

Los hoteles de la isla de Tenerife están a rebosar en estas fechas navideñas y, de manera especial, para la noche de Fin de Año. Una fiesta que cada 31 de diciembre celebramos a todo tren, y en la que los hoteles trabajan durante meses para diseñar una carta acorde a una noche tan especial. Las mejores materias primas, los vinos, cavas y champagnes tienen su protagonismo indiscutible. Una cena apropiada para celebrar en familia o amigos, pero, sobre todo, para compartir sentimientos y buenos alimentos.

Una de las propuestas más singulares para esta noche es la del Bahía del Duque, en Costa Adeje, que llevará el título de Moonlight Circus (Circo de la Luna). Los chefs del hotel Juan Miguel Cabrera y Braulio Simancas se han encargado de elaborar el menú, que incluye el bogavante braseado, piñones y aromas marinos; la merluza, bouillabaise de gamba blanca, ñoquis de papa violeta y crocante de calamar y solomillo de vacuno mayor, escacho de papas y trompeta de los muertos con salsa de listán negro y carbón activo, entre otras exquisiteces. La velada estará amenizadas con actuaciones y música en vivo.

En el caso del hotel Suite Villa María, en La Caleta de Adeje, además de ser una noche especial, coincide con la incorporación a primeros de mes del cocinero Manu Regalado, que se ha encargado del restaurante La Torre. Regalado, que trabajó con Ferran Adrià y Martín Berasategui, ha optado para este Fin de Año por el rape negro, capturado en aguas canarias, y de un sabor y textura adecuado para exigentes paladares. No faltarán en el menú tampoco los bogavantes, las vieiras o el solomillo.

Más noticias
Hoy es el gran día: el aumento de ventas acerca a Tenerife a un Gordo que se le resiste

El hotel The Ritz Carlton Abama, de Guía de Isora, se pone de gala en esta ocasión. El plato principal de la noche ha sido creado por el restaurante M.B., con dos estrellas Michelin, de Martín Berasategui y que dirige Erlantz Gorostiza. Ambos chefs, de origen vasco, se atreven con una lubina asada sobre una cama de cebolleta trufada y salsa de mostaza violeta, y un solomillo asado a la brasa, puré cremosos de patata, terrina de tocineta ibérica y salsa perigeux.

El resto de los platos corre a cargo del equipo de cocina del hotel e incluyen diferentes tartar o ceviches, jamón ibérico de bellota, ostras o foie gras y fusilli frescos con salsa cremosa de bogavante. El remate corresponderá a postres navideños, turrones y dulces canarios.

El restaurante El Mirador, ubicado en las Villas del The Ritz Carlton Abama, con César González al frente de las cocinas, preparará de entrantes un bogavante gallego y un turrón de foie gras. Le seguirán una lubina salvaje con rebozuelos, espárragos lacados, trufa de temporada, caldo de boletus y un wagyu con un untuoso de queso de oveja al romero, virutas de castaño y roble ahumado. El punto final es una crema helada de violetas, polvorón caliente de almendra, pastel de chocolate y caramelo salado.

Por último, Las Rocas, del Jardín Tropical, en el municipio de Adeje, sorprende con un bacalao con porrusalda deconstruida y almeja fina; un estofado de pulpo tradicional y una carrillera de ternera con cremoso de castaña. El chef Jorge Peñate se afianza en este restaurante con una de las mejores terrazas de toda Canarias.