CD Tenerife

Martí sigue teniendo crédito, de momento

No hay un ultimátum, pero José Luis Martí ha perdido el crédito ilimitado que tenía. La última derrota de su equipo ha dejado tocada la figura del entrenador balear, que solo ha sido capaz de sacar una victoria en los últimos 11 partidos oficiales; nueve puntos de los últimos 27 posibles en LaLiga 1/2/3; 22 créditos de 51 posibles en 17 jornadas; y cinco victorias en 17 partidos.

Estos números justificarían un cambio de entrenador en el club tinerfeño, teniendo en cuenta que el de este año es un proyecto ambicioso y confeccionado para pelear por el ascenso de categoría. Sin embargo el sexto puesto, que es el que da acceso a las posiciones de play-off, cada vez se aleja más.

Ante el devenir de los acontecimientos de las dos últimas semanas, el propio Miguel Concepción ha tenido que cambiar su discurso. La pasada semana el presidente se mostró partidario de renovar al técnico mallorquín de forma inmediata, sin embargo el pasado lunes reconoció, en una entrevista en el programa de Televisión Canaria El Foco, que “la confianza no es ilimitada”. “A un entrenador lo hace bueno sumar y ganar partidos. Es injusto, pero es la ley que rige este deporte. La cuerda se parte por el entrenador. No puedes echar a toda la plantilla, a veces es injusto porque se merecen que los eches”, añadió el presidente de la entidad.

Además reconoció que el primero que está “tocado” es el propio míster. “Él se exige mucho, es de pocas palabras, pero está sufriendo mucho. Hay que darle tiempo”, indicó al respecto.
Aún teniendo en cuenta todo lo anterior, el empresario palmero indicó que el consejo de administración que preside mantiene la fe en el preparador actual y espera que se la situación empiece a cambiar el próximo domingo. “Está haciendo su trabajo y tiene nuestra confianza, tenemos la ilusión de que el equipo salga de donde está y pelee por cotas más altas, porque está hecho para eso”, explicó.
Está convencido Concepción que el equipo “irá hacia arriba y estará con los aspirantes” al final del presente curso, pero tiene claro también que para lograr esto, se deben cambiar algunas cosas: “Hay que corregir errores puntuales que nos llevan a perder partidos, y eso se hace con trabajo. Tenemos fallos en defensa y nos cuesta meter goles, hay que empezar a sumar de tres en tres”.

Más noticias
"Queremos que cese la represión"

Con este panorama, en el club se espera que el equipo logre una victoria el domingo en el Heliodoro ante el Reus para que las aguas vuelvan a su cauce. Se espera una reacción total, que empiece en el banquillo y que se expanda por los jugadores, que no se escapan de estar en el punto de mira de muchos. “Esta plantilla no puede quedar descolgada, no lo hará. Este equipo saldrá hacia arriba, y se codeará con los aspirantes, prometió el dirigente ante las cámaras de televisión.

Solo lograr un triunfo permitiría disfrutar de un cierre de 2017 más o menos tranquilo, a pesar de que se jugará contra dos serios aspirantes al ascenso: el Sporting de Gijón y el Cádiz. Un empate o una derrota podrían provocar la toma de decisiones drásticas.

Concepción teme que la dinámica del equipo haga que la afición se desenganche, por lo que quiere “prender de nuevo esa llama tras caer en Getafe”.

TE PUEDE INTERESAR