SANIDAD

Parches de morfina y paciencia mientras espera ser atendida por la Unidad del Dolor en el HUC

Lourdes Arvelo, derivada desde La Palma al Hospital Universitario, debe esperar hasta mayo de 2018 para recibir su tratamiento

Fachada principal del Hospital Universitario de Canarias. DA
Fachada principal del Hospital Universitario de Canarias. DA

Parches de morfina y paciencia. Ese es el tratamiento pautado para Lourdes Arvelo, la paciente de La Palma derivada a la Unidad del Dolor del Hospital Universitario de Canarias, a la que se le suspendió su cita el pasado 14 de noviembre después de siete meses de espera y pese a que se había desplazado a ese centro hospitalario. Así se mantendrá, si la sanidad pública canaria no lo remedia, hasta el mes de mayo de 2018, la nueva fecha dada por el centro hospitalario tinerfeño.

Lourdes Arvelo acude hoy jueves a la Inspección Médica del Servicio Canario de Salud, en Santa Cruz de Tenerife, para exigir una respuesta de las autoridades sanitarias ante lo que considera “una falta de respeto y hasta de humanidad conmigo, que no soy más que una paciente más de la sanidad pública en Canarias a la que se la está obligando a esperar mientras sufre un dolor cronificado que condiciona mi calidad de vida ”.

La afectada comenzó ayer a utilizar los parches de morfina por prescripción médica, como medida paliativa del dolor ante los fuertes dolores que afectan a su zona lumbar y cervical por el aplastamiento de las vertebras que sufre. Asegura Arvelo que “estoy sopesando acudir a la sanidad privada, es una opción,  pero me parece tan injusto lo que está ocurriendo y el trato que se me ha dado, que antes quiero intentar ver si es posible que el Servicio Canario de Salud me atienda y me dé una respuesta, no solo a la queja que he planteado por escrito, sino a la cita médica que necesito y que ellos posponen hasta el mes de mayo, cinco meses más de espera”.

Explica la paciente, que desde 2016 acudía cada dos meses a la Unidad del Dolor del Hospital Universitario de Canarias que “por eso acudo a la Inspección Médica, espero que al menos alguien pueda decirme cuándo me darán respuesta a mi queja y si pueden atenderme, dado que hacía siete meses que esperaba para que me trataran en la Unidad del Dolor hasta que me encontré con que la habían suspendido llamándome a un número equivocado. Ahora pretenden que espere pacientemente hasta dentro de cinco meses, cinco meses que debo pasar en estas condiciones”.

El Servicio Canario de Salud contestará a la usuaria de forma privada, pero no facilitará información acerca de este caso concreto en cumplimiento de la Ley de Protección de Datos, dado que quebrantaría la normativa en caso de facilitar información de forma pública acerca de esta paciente o de cualquier otro.