colombia

Se graba explicando el Síndrome de Asperger que padece y se hace viral

Un niño colombiano 8 años se graba explicando a sus compañeros qué es el síndrome que padece para conseguir que le comprendan mejor y le ayuden a integrarse en clase

Imagen del vídeo grabado por Federico. / YOUTUBE
Imagen del vídeo grabado por Federico. / YOUTUBE

Federico García Villegas es un niño colombiano de solo 8 años, pero ha tenido el valor suficiente para explicar al mundo a través de un vídeo colgado en Facebook qué es el síndrome de Asperger que padece.

“Tener Asperger no es una enfermedad”, explica a la cámara. “No soy un loco, ni un raro, solo que mi manera de recibir y procesar la información es diferente”, añade. Así, con esta sencillez, explica Federico su situación y cómo se siente. Sus palabras han logrado nada menos que 7,6 millones de visitas en la red social.

Parte del mérito es de su madre, Andrea Villegas, quien además gestiona la cuenta de Facebook Soy diferente, soy como tú, que sirve para dar voz a otros padres de niños con Asperger. Andrea cuenta en una entrevista que Federico tenía “la necesidad de explicarse porque se sentía incomprendido por sus compañeros de escuela”. De ahí surgió la idea de escribir un cuento tratando el tema y, posteriormente, la de abrir un perfil en redes sociales donde hablar de una condición que “es muy poco conocida”.

Andrea asegura que desde hace años le explica al pequeño qué es lo que le ocurre para que así, con las cosas claras, él pueda tener “más herramientas en la vida”. Esas explicaciones dadas por ella han dado como fruto el vídeo de Federico, una grabación que ha conmovido a miles de personas por la claridad y cercanía con la que el pequeño habla, con sus propias palabras, de lo que le ocurre.

“Mi mamá me explicó que si suponemos que nuestro cerebro está hecho de piezas de Lego, la mayoría de las personas estarían armadas con las instrucciones, pero los Asperger están armados con las mismas piezas, pero sin mirar el folleto”, cuenta tranquilamente.

La idea inicial era colgar el vídeo en Facebook y Youtube para que los compañeros de Federico comprendieran su situación y le ayudaran a ser uno más en clase. Sin embargo, la historia dio un salto cuando una madre chilena, Pamela Zavala, con tres hijos también con Asperger vio la grabación y decidió compartirla en sus propias redes sociales. A partir de ahí el vídeo se viralizó desde su perfil. En solo un mes (desde que Pamela lo publicara) se ha compartido más de 275.000 veces desde este perfil y ha superado las 70.000 reacciones. A día de hoy acumula más de 7,6 millones de visualizaciones.

Pamela Zavala, la madre chilena, cuenta que enseñó el vídeo a su hijo de 10 años y, por primera vez, este se sintió reflejado en otra persona. “Falta tolerancia y empatía hacia las personas con Asperger, además de más información y ayudas estatales. El Asperger no es una enfermedad”, dice Zavala en la entrevista.

La coordinadora de la Asociación de Asperger Madrid, Araceli Martín, explica que una persona con este síndrome tiene un cociente intelectual dentro de la media y adquiere la capacidad del lenguaje a la edad que le corresponde. La idea de que son genios superdotados, relata, es un mito. “Una cosa que los distingue de los demás es que se apasionan y obsesionan con algunos asuntos. Eso les permite destacar en algunos campos que requieren de entrenamiento”, aclara Martín.

Los sentidas de las personas con esta condición son más agudos que los del resto. Por este motivo son hipersensibles a ciertos ruidos, colores o texturas. En ocasiones, ante tal magnitud de información pueden quedarse bloqueados y sentirse sobrecargados, lo que provoca que puedan comportarse de un modo similar a las rabietas de los niños pequeños. En muchos casos estas situaciones pueden revertirse prestándoles más atención u ofreciéndoles una explicación lo más sencilla posible, ya que no entienden como los demás el lenguaje no verbal y tienden a rechazar aquello que no entra en sus patrones establecidos. Esa es una de las razonas por las que les es más difícil comprender algunas cosas que para el resto de las personas son cotidianas.