LOTERÍA NAVIDAD 2017

Tres pellizcos de quintos

Familiares, vecinos y comerciantes cercanos quisieron compartir ayer un brindis en la administración El Perón, ubicada en la Cruz Santa, que vendió 16 décimos del quinto premio. Fran Pallero
Familiares, vecinos y comerciantes cercanos quisieron compartir ayer un brindis en la administración El Perón, ubicada en la Cruz Santa, que vendió 16 décimos del quinto premio. Fran Pallero

Sin grandes manifestaciones de euforia, el Norte celebró ayer tímidamente los pellizcos de dos quintos premios, el 58.808 y el 22.253. Dieciséis décimos del primero fueron vendidos en la Administración El Perón, en el núcleo realejero de la Cruz Santa, mientras que el segundo fue compartido entre San Juan de la Rambla y el Puerto de la Cruz.

Quizás el ambiente más festivo fue en el primer municipio, porque la casualidad hizo que a comienzos de año también cayera allí parte del segundo premio del Niño.

Yurena Hernández Fariña, la esposa del dueño del local, Antonio Pérez Luis, y su empleada Sara Trujillo no podían creer el golpe de suerte. Esta última estaba en el bar que se encuentra a escasos metros de la tienda con su madre y el dueño del local mirando la televisión y al escuchar el número agraciado gritó: “Ese lo tenemos”, porque se lo vendió a una amiga que también vive en la Cruz Santa. Sin embargo, ninguno de los beneficiarios llegó hasta el lugar. Sí han llamado y dado las gracias, “pero la gente no quiere salir públicamente”, aseguró la propietaria. En su caso, se enteró de la buena nueva dejando a su hija en el colegio y, al llegar al local, no dudó en llamar a los vecinos y comerciantes más cercanos para celebrar.

El festejo de Mónica Domínguez, la dueña del bar Andrés, ubicado a pocos metros del Ayuntamiento de San Juan de la Rambla, también fue moderado, pese a que era la primera vez que daba un premio de Lotería de Navidad y que el establecimiento estaba completo de parroquianos.

Más noticias
Rodolfo Castro: “La proliferación de denominaciones de origen confunde a los compradores”

No sabía la identidad del afortunado, porque lo vendió por máquina y son muchas las personas que pasan a diario por allí a tomar café y se llevan un número. Sin embargo, Mónica recibió la visita de la alcaldesa de la localidad, Fidela Velázquez, quien acudió a felicitarla por el premio.