ROBOS DE AGUACATES

Los afectados por robos de aguacates se agrupan para constituir su propia organización agraria

Carlos es solo uno de los numerosos agricultores que, en distintos puntos de la geografía palmera han sufrido el robo de su producción de aguacates

Aguacates robados. | CEDIDA

Carlos es solo uno de los numerosos agricultores que, en distintos puntos de la geografía palmera han sufrido el robo de su producción de aguacates. Los dos últimos robos, en noviembre y a mediados de diciembre del recién concluido año 2017, le han llevado no solo a presentar las correspondientes denuncias, sino a invertir dinero de su bolsillo para reforzar el vallado del terreno. “Después de esto queda poner perros y cámaras”, afirma.

El clima de malestar de los agricultores que han apostado por el cultivo del aguacate como un complemento a sus rentas o como actividad económica exclusiva. Algunos de ellos han convocado a agricultores de toda la Isla hoy jueves a las 19:00 horas, en el Centro Cultural de Argual, “para dar los primeros pasos en la constitución de la Asociación de Productores de Aguacates de La Palma”. Se trata de crear “una organización sin ánimo de lucro cuyo principal objetivo es el de defender los intereses del sector en nuestra isla, intereses que pasan en primer lugar por aportar ideas y exigir soluciones ante la oleada de robos en sus cultivos que durante un largo tiempo llevan padeciendo y que hasta ahora se soportaban en silencio”.

La iniciativa surge de un amplio grupo de productores que como primera medida organizativa se han agrupado en torno a dos grupos de comunicación por whatsapp que ya suman doscientas personas, que de esa manera llevan varias semanas compartiendo información y datos sobre robos. Además, en el seno de ambos grupos “han surgido otra serie de temas relacionados con los problemas que afectan al sector y se han aportado posible fórmulas para solucionarlos y mejorar la situación de cara al futuro ante un cultivo que tiene unas expectativas muy interesantes”.

Dejan claro los impulsores de esta medida que “el hecho de autodenominarse como organización de productores, no tiene similitud con la Asociación de Productores de Plátanos de Canarias, pues está última viene a ser una entidad cuyo principal fin es la comercialización y que aglutina a las diferentes OPP, mientras que en nuestro caso lo que pretendemos es unir a los agricultores a título individual en una organización profesional agraria”.

Son conscientes de que es preciso que todo este caudal de participación no quede solo en un grupo que funciona a nivel de red social, sino que “es preciso darle forma desde el punto de vista legal y organizativo para poder tener representatividad y voz propia antes las administraciones con competencias para resolver los problemas que les afectan”.