REFORMA ELECTORAL

Acuerdo histórico de la oposición para reformar la ley electoral canaria

La ponencia parlamentaria para la reforma electoral canaria comenzó sus trabajos en junio de 2017. Sergio Méndez
La ponencia parlamentaria para la reforma electoral canaria comenzó sus trabajos en junio de 2017. Sergio Méndez

Cuatro partidos con representación en el actual Parlamento de Canarias (PSOE, Partido Popular, Podemos y Nueva Canarias) han alcanzado un histórico acuerdo para reformar el sistema electoral de las Islas con vistas a las urnas que se abrirán en 2019, un año en el que coinciden los comicios europeos con los autonómicos y municipales, sin que se descarte aún el adelanto de las generales. El citado pacto es fruto de la buena disposición mostrada por los cuatro partidos citados, ya que todos han renunciado a parte de sus propuestas iniciales en aras del objetivo alcanzado.

Tal consenso se traduce en un aumento del número de diputados autonómicos desde los 60 actuales a un total de 70, que es el límite fijado en el Estatuto canario, y en un descenso de las polémicas barreras para entrar en la Cámara, hasta ahora fijadas en el 6% regional y el 30% insular, que podrían quedar entre el 3 y el 5% en el primer caso y el 15% en el segundo.
Aunque la mayoría parlamentaria de dos tercios que requiere la aprobación de una reforma como la electoral convierte en imprescindible que Coalición Canaria se incorpore a este acuerdo, los pronósticos de los especialistas son optimistas a este respecto, dado que la propuesta de los coalicioneros (históricamente reacios a la reforma electoral) no es incompatible con lo pactado por sus adversarios políticos.

Aunque las actuales negociaciones para cambiar las normas electorales canarias se iniciaron en junio del año pasado, el súbito acelerón que ha desembocado en el acuerdo logrado por PP, PSOE, Podemos y NC tiene mucho que ver con los populares, especialmente flexibles en los contactos registrados esta misma semana. Así lo reconocía anoche, en una conversación con DIARIO DE AVISOS, el diputado autonómico del PP Miguel Jorge, quien resaltó “la importancia de lograr el desbloqueo de un sistema electoral injusto. Nadie está satisfecho del todo porque todos hemos tenido que ceder en algo, pero estamos convencidos de que se trata de un acuerdo razonable y que responde a la necesidad de actualizar la normativa a los cambios producidos en las Islas con el paso de los años. Confiamos en que se sumen a este pacto tanto Coalición Canaria como la Agrupación Socialista Gomera”, añadió Jorge.

Más noticias
Pablo Iglesias reconoce el momento "difícil" de Podemos tras los malos resultados del 21D pero "no tira la toalla"

Parámetros

En similares términos se manifestó el presidente de Nueva Canarias, Román Rodríguez, quien declaró en un encuentro con periodistas celebrado ayer en Gran Canaria que los “dos grandes parámetros” de la propuesta (el aumento de diputados y la rebaja de las barreras) “no estaban inicialmente en ninguna de las posiciones de partida”, y que parte desde Demócratas para el Cambio, un foro ciudadano sin ánimo de lucro y sin dependencia de partidos cuyo principal objetivo es, precisamente, la reforma del sistema electoral canario. Rodríguez detalló que uno de los diez nuevos escaños iría a Fuerteventura, para compensar el aumento de sus habitantes de los últimos años, en tanto que los nueve restantes se distribuirían mediante un “colegio de restos”, que permitiera transformar en diputados decenas de miles de votos que quedan sin representación y que previsiblemente se unan en una sola lista y se repartan las islas donde se producen más votos, es decir, Gran Canaria y Tenerife. Según Román Rodríguez, ese colegio de restos beneficiaría a las islas más pobladas, porque esos nueve parlamentarios “se asignarían a los territorios donde han quedado más votos no asignados a escaños”.