sur

Dos planes que se diluyen

El planteamiento de no seguir adelante con los PMM de Playa de Las Américas y Los Cristianos desde que se reciba el informe desfavorable del Ayuntamiento de Arona, supondrá el final de una encendida polémica

Los Planes de Modernización y Mejora Turística de Playa de Las Américas y Los Cristianos han generado una gran polémica en los dos últimos años. DA

La tramitación de los Planes de Modernización, Mejora e Incremento de la Competitividad Turística (PMM) para Playa de Las Américas y Los Cristianos dio esta semana un giro de 180 grados después de que la Viceconsejería de Política Territorial planteara por primera vez su voluntad de no seguir adelante con los polémicos planes urbanísticos del Gobierno de Canarias desde que recibiera el informe desfavorable del Ayuntamiento de Arona, tal como adelantó ayer DIARIO DE AVISOS. La notificación oficial se producirá a lo largo de los próximos días, según fuentes municipales.

El viceconsejero, Jesús Romero, indicó a este periódico que la Ley del Suelo, aprobada en julio de 2017, otorga suficientes mecanismos y herramientas para que, al mismo nivel jerárquico que los planes de modernización, sea el propio Ayuntamiento quien formule las soluciones de ordenación que considere más adecuadas para elevar la calidad turística del municipio. Entre ellas citó el Plan General de Ordenación, actualmente en proceso de licitación.

El anuncio se produce después de que el pleno del Ayuntamiento de Arona, con los votos de los grupos municipales de Partido Socialista, Ciudadanos por Arona y Partido Popular, y la abstención de los concejales de Coalición Canaria, rechazara la tercera versión (segunda del actual mandato) de los planes propuestos por la Viceconsejería de Política Territorial del Gobierno de Canarias.

Los servicios municipales emitieron informes técnicos, jurídicos y económicos desfavorables para ambos documentos, de los que se desprende que estos planes no tienen una base técnica sólida, carecen de programa económico concreto de ejecución, condicionan la estabilidad presupuestaria del Ayuntamiento y el futuro económico del municipio, suponen un incremento de la superficie comercial en decenas de miles de metros cuadrados, con el consiguiente daño para las pymes y comercios del municipio, y legalizan de facto situaciones en fuera de ordenación. La inclusión de un consorcio gestor de ambos planes, una figura que no consta que se haya impuesto en ningún otro PMM de Canarias, ha sido otro de los factores que ha provocado el rechazo de plano del Ayuntamiento de Arona, al entender que sería este órgano el que dirigiera, promoviera y gestionara las intervenciones, concesiones y licencias de cualquier acto administrativo en Los Cristianos y en Playa de Las Américas. Al grupo de gobierno le ha sorprendido que esta figura aparezca en el artículo 66.3 del tomo V de la normativa sin que en ninguna reunión previa se hubiera hablado del asunto. Los análisis de los técnicos municipales recogen que los planes propuestos por el Gobierno cuentan con carencias técnicas que imposibilitan su implantación y que “desvirtúan” el concepto de este tipo de planeamiento, que pasa, a su juicio, de abordar los ámbitos de manera estructural, a centrarse en una visión pormenorizada, conformándose como un plan para el desarrollo de proyectos individuales que soluciona problemas particulares.

Una de las mayores preocupaciones que han suscitado estos PMM es su incidencia sobre los comercios y los pequeños y medianos empresarios del municipio, al multiplicarse la superficie comercial, lo que supondría un sobreexceso de la oferta que el sector, uno de los grandes generadores de empleo y desarrollo de las zonas turísticas, ve incompatible con su supervivencia.

Las asociaciones de pequeños empresarios de Arona, Playa de Las Américas y Costa Adeje, que integran a restaurantes, tiendas y locales de ocio, han expresado en reiteradas ocasiones en este periódico su oposición frontal a estos planes que han llegado a calificar de “locura”, al premiar la volumetría con el aumento de la edificabilidad para construir locales comerciales, restaurantes, cafeterías y discotecas, lo que, interpretan, sería un golpe casi mortal para el pequeño comerciante, al convertirse ambos núcleos turísticos en un “todo incluido”, donde los turistas prácticamente no saldrían de sus hoteles.

Otro de los aspectos más controvertidos denunciados por sectores empresariales y por el propio Ayuntamiento es la implantación de un sistema de homogeneización en la edificabilidad de las diferentes zonas, que en opinión de los técnicos consultados por este periódico no permite establecer un modelo sostenible y racional, al elevar al máximo establecido por las construcciones preexistentes que, además, quedarían legalizadas de facto. Es decir, si en una zona hay un edificio de ocho plantas, sean o no legales, estas quedarían dentro de la ley, pero, además, las edificaciones que se encuentren en ese ámbito podrían alcanzar los ocho pisos de altura, quedando regularizadas aquellas que se hubieran construido de manera irregular, según las explicaciones de los técnicos. Esta circunstancia, además de dañar la imagen de Los Cristianos y Playa de Las Américas, facilitaría los pelotazos urbanísticos.

Más noticias
El Gobierno de Canarias paraliza definitivamente los Planes de Mejora y Modernización de Playa de Las Américas y Los Cristianos

En el análisis realizado por los técnicos municipales también se echan en falta propuestas que mejoren el grave problema de movilidad en estas zonas. “Ni se buscan soluciones a la situación actual de colapso de tráfico ni se apuntan opciones para conectar ambas localidades turísticas con la autopista TF-1”. El informe económico emitido por Intervención de Fondos del Ayuntamiento establece que “resulta imposible valorar la sostenibilidad financiera del documento ni analizar el posible incumplimiento del Plan Económico Financiero municipal al desconocerse de forma fiable el importe del gasto a realizar, ni los ejercicios concretos de realización del mismo. Tampoco se puede acreditar qué parte corresponde a inversión privada” y que “se desconoce cuál será la Administración responsable de la ejecución de las distintas actuaciones”.

Aprecia, además, que “se pone de manifiesto que en ninguna de las actuaciones es preciso obtener suelo, pero no consta acreditación de que el suelo en el que se realizarán las actuaciones es de titularidad pública”, y que los dos planes carecen de “un sistema de indicadores que permita el seguimiento periódico de su grado de ejecución y resultados obtenidos”.

En los propios estudios económicos de ambos PMM se indica que “sus especificaciones se entienden como meramente estimativas en lo que respecta a las previsiones de inversión pública o privada y a la evaluación de costes”. Por ello, el informe municipal concluye que “el coste establecido en el estudio como de ejecución no resulta adecuado a la realidad”.

La evaluación económica municipal también pone el foco en los módulos de valoración que, advierte, se han calculado exclusivamente sobre el presupuesto de ejecución material, sin incluir el beneficio industrial y los gastos generales del contratista, ni los honorarios profesionales por redacción de proyectos y dirección de obras. En base a ello, el importe a que se hace referencia no resulta real, por cuanto al mismo debe adicionarse entre un 13-16% en concepto de gastos generales, un 6% en concepto de beneficio industrial y el IGIC del 7%. A este coste de ejecución habría que sumar también los proyectos de obra y la dirección de obra que no se encuentran cuantificados.

Por todo ello, señala que, “tomando en consideración los datos arrojados por la liquidación presupuestaria y la inconcreción de los gastos que supondrá la ejecución de los PMM, podría concluirse que la conjunción de las inversiones previstas, en un escenario de evolución negativa, podría implicar que este Ayuntamiento incumpla los principios básicos de Estabilidad Presupuestaria y Regla del Gasto, así como el PEF vigente para los ejercicios 2017-2018”.

Desde el Ayuntamiento de Arona se desmiente que la no aprobación de los PMM de Los Cristianos y Playa de Las Américas no supone incertidumbre ni paralización para el municipio ya que, entiende el Consistorio, la situación urbanística no es la misma que hace un par de años. Además de la propia dinámica del destino, que da lugar a actuaciones y obras de renovación y modernización, desde el Ayuntamiento se recuerda que el nuevo Plan General de Ordenación se encuentra ya en fase de licitación y que el Plan Parcial de El Mojón, una de las bolsas de suelo de mayor valor situada a la entrada de Los Cristianos, está en previsión de desbloquearse después de años paralizada. Pese a que la Justicia anulara el PGO, ya se han aprobado más de 40 millones de euros en licencias de obra durante dos años y existe una previsión de inversiones destacadas a medio plazo.