VENEZUELA

La joven tinerfeña liberada en Venezuela, pendiente del juicio

La excarcelación de Andrea González fue una medida “sustitutoria” a la espera de que se celebre el proceso judicial, que está previsto que comience el próximo 7 de febrero

La tinerfeña Andrea González posa junto a su pareja, Dani Abreu, en una imagen antes de ser encarcelados por el Gobierno de Nicolás Maduro, hace dos años y medio. DA

Andrea González, la joven tinerfeña que fue liberada de prisión en Venezuela la víspera de Nochebuena, después de dos años y medio detenida en el Helicoide, sede en Caracas del Servicio Bolivariano de Inteligencia, ya ha podido aclarar cuál es su situación tras la excarcelación.

Se trata de una medida “sustitutoria” a la espera de que se celebre el juicio del caso por el que fue detenida en el verano de 2015 junto a su pareja, Dani Abreu, también de raíces canarias, pero cuya doble nacionalidad no es española sino portuguesa. Así lo ha confirmado la propia Andrea González a DIARIO DE AVISOS, en una conversación mantenida a través de las redes sociales.

La apertura del juicio ya tiene fecha y está fijada para el próximo siete de febrero, tal y como han podido conocer los acusados, que se dirigieron el lunes de forma “espontánea” al Tribunal para conocer su situación legal. Hasta entonces, la joven canaria asegura que permanecerá en el país. Y es que, como explicó González, “cuando el Tribunal nos llame para la vista tenemos que estar aquí para presentarnos, de lo contrario podemos incurrir en desacato y volver a prisión”.

Andrea González y Dani Abreu se enfrentarán así de una vez en los tribunales a la acusación que vertieron sobre ambos de participar en una presunta trama para asesinar a la hija del líder chavista Diosdado Cabello. Un caso rocambolesco, en el que no se han encontrado pruebas que incriminaran a estos dos jóvenes en esta supuesta operación, salvo el testimonio de un hombre que estaba encarcelado tras reconocer que había asesinado y descuartizado a una mujer.

Durante esta larga etapa de presidio que han vivido en Venezuela, el juicio se ha convocado y aplazado en numerosas ocasiones y por distintas razones. El último motivo esgrimido por la autoridades judiciales fue la falta de nombramiento del juez del tribunal que lleva su caso. Una situación que llenaba de desesperación a los familiares de Andrea González al no poder demostrar su inocencia ante la justicia.

Andrea González, que fue distinguida por el Parlamento Europeo con el  Premio Sájarov a la libertad de conciencia, es optimista de cara a la celebración del juicio. “Vamos a esperar que todo acabe, no solo el jucio, sino que todo acabe”, añade.

Sobre la vida que está realizando ahora en Venezuela, señala que además de aprovechar el tiempo para hablar con los familiares y amigos y recuperar en la medida de lo posible el tiempo perdido durante la reclusión, “estoy tratando de poner en orden las cosas porque la vida de uno se le desbarata”. “Quiero darle un poco de normalidad a las cosas, dentro de lo que se pueda”, concluye.