EE.UU.

La ONU acusa a Trump de “racista” y de incitar al odio por su comentario

Trump cuestionó por qué Estados Unidos tendría que querer aceptar a inmigrantes de Haití y países africanos, refiriéndose a algunos como "países de mierda"

EUROPA PRESS

La oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha tachado de “racista” y de incitar a la xenofobia al presidente estadounidense, Donald Trump, por sus palabras en las que presuntamente dijo que los inmigrantes de África y Haití venían de “países de mierda”.

Este jueves, Trump cuestionó por qué Estados Unidos tendría que querer aceptar a inmigrantes de Haití y países africanos, refiriéndose a algunos como “países de mierda”, según dos fuentes conocedoras de los comentarios realizados en la Casa Blanca.

“Se trata de comentarios sorprendentes y vergonzosos por parte del presidente de Estados Unidos. No hay otra palabra que se pueda usar sino ‘racista'”, ha sostenido el portavoz de la oficina de Derechos Humanos, Rupert Colville, en un encuentro con la prensa en Ginebra al ser preguntado al respecto.

“No se puede rechazar a países enteros y continentes como ‘lugares de mierda’, cuyas poblaciones enteras, que no son blancas, por tanto no son bienvenidas”, ha añadido. La cuestión es más que “lenguaje vulgar”, ha valorado Colville.

“Se trata de abrir la puerta a la peor cara de la humanidad, de validar y alentar el racismo y la xenofobia que potencialmente perturbarán y destruirán las vidas de muchos”, ha defendido el portavoz de la ONU.

Según Colville, Trump tampoco condenó claramente “las acciones antisemitas y racistas de supremacistas blancos en Charlottesville” en un acto en Virginia el pasado agosto.

El Salvador exige “respeto a su dignidad”

EUROPA PRESS

El Gobierno salvadoreño ha expresado este viernes su “protesta” por las declaraciones del presidente estadounidense, Donald, Trump, quien presuntamente empleó el término de “países de mierda” para referirse a Haití, El Salvador y los países africanos durante una reunión en la Casa Blanca sobre inmigración, y ha pedido que se respete la “dignidad” de sus ciudadanos.

En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores salvadoreño ha indicado que finalmente ha reaccionado tras esperar “prudentemente un pronunciamiento oficial” por parte del Gobierno estadounidense que aclarara o desmintiera las palabras del mandatario y después de que este haya publicado varios mensajes en su Twitter en los que “acepta implícitamente el uso de términos duros en menoscabo de la dignidad de El Salvador y de otros países”.

Según ha precisado, el Gobierno salvadoreño rechaza este tipo de afirmaciones y ha hecho llegar a Washington una “nota de protesta”. “El Salvador demanda respeto a la dignidad de su nombre y valiente pueblo, en el marco de los principios que rigen las relaciones entre los estados y en el contexto de los vínculos históricos vigentes entre ambas naciones, los cuales seguiremos trabajando por fortalecer”, ha añadido.