Tenerife Sur

“Con los nuevos parques de bomberos de Güímar y Arona daremos respuesta a una necesidad inmediata”

Javier Rodríguez, presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife | Foto: Sergio Méndez
Javier Rodríguez, presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife | Foto: Sergio Méndez

Asus 32 años, Javier Rodríguez preside el Consorcio de Bomberos de Tenerife, que forman 26 municipios (tras la reciente salida de Santiago del Teide), depende del Cabildo, su ente matriz, y en el que también participa el Gobierno de Canarias con una aportación anual de 1,8 millones. Este joven político ocupa el cargo desde diciembre de 2016 y entre sus retos, confiesa en esta entrevista, está no solo dotar a la Isla de dos nuevos parques en el Sur, que equilibrarán el mapa de la Isla (en el norte hay cuatro: Icod, La Orotava, La Laguna y Santa Cruz, mientras que en el Sur solo está activo el de San Miguel), sino impulsar la investigación, la formación y la previsión entre los 196 trabajadores que a fecha de hoy velan cada día por la seguridad de los ciudadanos de la Isla.

-Con Santiago del Teide son ya cinco los municipios fuera del Consorcio (los otros son La Matanza, La Victoria, El Tanque y Buenavista). ¿Por qué?
“La Ley de Bases de Régimen Local establece que los municipios de menos de 20.000 habitantes no están obligados a prestar el servicio. Ellos interpretan que, a pesar de no prestarlo, no deben hacer una aportación económica. Desde el Cabildo entendemos que hay que apostar por un modelo único: un consorcio para toda la Isla”.

-¿Cómo interpreta la reciente salida de Santiago del Teide?
“Me ha sorprendido bastante. Quiero ser prudente, porque aún no hemos recibido la notificación oficial de la salida, que es el acuerdo plenario. En esta ecuación hay que tener en cuenta varias cuestiones, no solo las económicas, porque estamos hablando de seguridad. Si se ejecuta la salida, los ciudadanos de Santiago del Teide van a tener una situación más delicada”.

Javier Rodríguez, presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife | Foto: Sergio Méndez
Javier Rodríguez, presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife | Foto: Sergio Méndez

-¿Por qué?
“Porque en los municipios no consorciados si la vivienda no está asegurada, la tasa repercute sobre el ciudadano, es decir, el alcalde de Santiago del Teide lo que va a hacer con esta medida es cargar a sus vecinos de obligaciones adicionales”.

-Usted se encontró a los 21 días de tomar posesión con la huelga de bomberos para exigir, entre otras medidas, la apertura de nuevos centros de trabajo. ¿Cuál es la situación ahora?
“Los bomberos profesionales, con buen criterio, han venido exigiendo la apertura de nuevos parques. Hemos recogido ese testigo y entendemos que es una necesidad, así que abriremos dos nuevos centros de trabajo, uno en el Valle de Güímar y otro en el municipio de Arona. Aquel conflicto laboral nos ayudó a trabajar con una mayor velocidad”.

-¿Por qué se ha elegido Güímar y Arona?
“Trabajamos con isócronas, que son las curvas que miden los tiempos de respuesta. Toda la Isla está sectorizada y catalogada en función de la reacción temporal de los diferentes parques. Hemos entendido que hay que mejorar el Valle de Güímar, que ha crecido mucho en población, y la zona suroeste, por su alta capacidad de carga turística”.

-¿Será la ubicación definitiva en estos dos lugares?
“Ambos tienen inicialmente un carácter temporal. En el caso de Arona, se adecuará la zona que está junto al estadio, donde se halla el depósito municipal de vehículos, para acondicionarlo como parque de bomberos. No sería una adquisición, sino una cesión de espacio. Tenemos todo listo, pero no estamos cumpliendo los plazos por una cuestión municipal”.

Más noticias
El parque de bomberos del Valle de Güímar será una realidad en 2018
Javier Rodríguez, presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife | Foto: Sergio Méndez
Javier Rodríguez, presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife | Foto: Sergio Méndez

-¿Cuál es el problema?
“El municipio de Arona tiene que desbloquear algunas cuestiones administrativas de carácter urbanístico y no lo ha hecho. Nosotros tenemos la voluntad, los fondos y toda la maquinaria preparada para ejecutar obra. Estamos esperando a que la oficina técnica del Ayuntamiento nos dé luz verde. El trabajo que nos espera será intenso, porque un parque de bomberos no es un centro de trabajo habitual. Precisa de dependencias como cocina, gimnasio…, aunque no hablamos de construcción, sino de adecuar unas instalaciones”.

-¿Cuánto tiempo prestará servicio este parque provisional?
“De tres a cuatro años”.

-¿Y el definitivo dónde se instalará?
“Probablemente en El Mojón, esa es la idea con la que trabaja el municipio”.

-¿Dónde se ubicará el parque provisional de Güímar?
“Después de realizar diferentes estudios, hemos concluido que el lugar idóneo es el polígono industrial. Tenemos especial interés en una nave, aunque aún no la hemos comprado. Disponemos de los 633.000 euros para su adquisición, pero nos hemos encontrado un problema urbanístico. El Plan General de Güímar recogía diferentes usos en el Polígono y no estaba recogido el uso para bomberos”.

-Llama la atención ese despiste tratándose de un polígono industrial. ¿Cómo se va a solucionar?
“El Ayuntamiento de Güímar, a través de una ordenanza, ha complementado los usos del PGO incluyendo el de bomberos. Se aprobó por unanimidad, se publicó el 29 de diciembre y hay un plazo de alegaciones hasta el 31 de enero. Una vez nos informe favorablemente el Ayuntamiento, compraremos y ejecutaremos obra para acondicionar la nave empezando de cero, desde el aislamiento térmico, para que no sea un asador de pollos en verano y una nevera en invierno”.

Javier Rodríguez, presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife | Foto: Sergio Méndez
Javier Rodríguez, presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife | Foto: Sergio Méndez

-¿Y se compra una nave para hacer un parque provisional?
“Sí, aunque no hay que descartar que sea el emplazamiento definitivo. Los parques de bomberos están dotados de una zona de maniobras para que puedan practicar ejercicios de excarcelación, aunque no es estrictamente necesario. En muchas grandes ciudades no existen porque el suelo es muy caro. En ese sentido, la realidad nos lleva a pensar que la nave del polígono no será el emplazamiento definitivo”.

-¿Y en ese caso, qué uso se le dará a esa nave?
“Podría quedar para un centro logístico, de formación, de investigación… Estoy convencido de que el Consorcio de Bomberos está infrautilizado, porque actualmente se están resolviendo solo las incidencias de extinción de incendios y de accidentes de tráfico, y sin embargo no hay un departamento de investigación, de formación o de prevención de riesgos laborales, que son las tres patas que debería tener el Consorcio. Con la formación que tienen los bomberos, que solo estén para cuando suena la alarma es preocupante y hasta dramático”.

-¿Y qué alternativa se baraja?
“No se sabe aún”.

-¿Los dos parques estarán funcionando este año?
“Si depende de nosotros, la respuesta es sí. Veo menos dificultades para avanzar en Güímar que en Arona, donde hay más complicaciones. Hay voluntad política, pero los pasos van a un ritmo más lento de lo que nosotros deseamos”.

-¿Cuánto cambiará con ellos la situación a la hora de mejorar el tiempo de respuesta ante un suceso?
“Totalmente. El Valle de Güímar no es el de hace 10 años, hay muchísima más población y más actividad, y el parque más cercano es el de Santa Cruz, lo cual sitúa el tiempo de respuesta entre 12 y 15 minutos, dependiendo de la zona del Valle. Y en el caso de San Miguel, tres cuartos de lo mismo”.

Más noticias
El parque de bomberos del Valle de Güímar será una realidad en 2018

-Esta situación resalta aún más la labor que han venido desempeñando los bomberos voluntarios del Sur…
“Sí, agradecemos y destacamos la labor que hacen, pero ellos tienen que ser un complemento. Hasta ahora han tenido un peso específico que, entiendo, no es el idóneo. Su función es destacada, reconocida socialmente, también por el Consorcio, pero un servicio de extinción de incendios no puede pivotar en un solo parque en el Sur. Los nuevos recintos vienen a dar respuesta a esa necesidad inmediata”.

-¿Con Güímar y Arona funcionando se puede decir que toda la Isla estará dentro de las ratios de respuesta adecuada ante un suceso que requiera los servicios de bomberos?
“Sin duda, pero sin perder la perspectiva de que vivimos en una isla con una orografía muy escarpada y compleja. No se puede tener un tiempo de respuesta de 10 minutos en cualquier ámbito. Atender un suceso que requiera los servicios de bomberos urbanos en el Parque Nacional del Teide es, obviamente, imposible, pero en esos entornos la Isla cuenta también con recursos muy importantes, como el grupo de montaña de la Guardia Civil o las brigadas forestales”.

Javier Rodríguez, presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife | Foto: Sergio Méndez
Javier Rodríguez, presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife | Foto: Sergio Méndez

-¿Está prevista la convocatoria de nuevas plazas de bomberos?
“Estamos a punto de cerrar un proceso de 22 nuevas plazas. Habrá un crecimiento neto no demasiado amplio, porque había muchos profesionales en situación de interinidad que ahora consolidarán su plaza. Ya publicamos en el BOC la oferta de empleo público el 29 de diciembre, que recoge la creación de cinco nuevas plazas de funcionarios de carrera, y de este proceso crearemos una lista de reserva. No vamos a un número más amplio de funcionarios de carrera porque la Ley de Estabilidad Presupuestaria nos lo impide. Solo podemos convocar plazas de bomberos de carrera en función de las jubilaciones de los tres últimos años”.

-El Consocio cuenta con nuevos presupuestos, que suben hasta los 22 millones de euros. ¿Significa que los municipios tendrán que aportar más?
“Este presupuesto, el más amplio que hemos tenido, crece el 12,8% respecto al año anterior, con un incremento de más de 2,2 millones de euros. Es una partida mayor que muchos municipios de la Isla. De ahí la importancia de tener un Consorcio único. Los municipios no van a sostener el coste de todos los acuerdos de finalización de huelga. Su aportación económica no ha subido absolutamente nada. Ese crecimiento ha recaído sobre el Cabildo”.

-Nadie duda de la necesidad de un servicio absolutamente imprescindible, aunque su coste no es barato…
“Este es un servicio caro pero necesario, y más en un territorio aislado y fragmentado como el nuestro. Le pongo dos ejemplos. Acabamos de recibir un vehículo autoescalera de 30 metros procedente de Alemania, que tendrá su base operativa en La Laguna, que cuesta 762.000 euros, y también hemos adquirido 250 trajes nuevos de intervención, que son los que usan los bomberos para entrar en los incendios, que cuestan 1.031 euros cada uno”.