crisis medioambiental en canarias

Más del 70% de los vertidos canarios no cuentan con la autorización necesaria

Foto: Andrés Gutiérrez

El Gobierno de Canarias anunció ayer el resultado definitivo de su nuevo censo sobre vertidos de aguas desde tierra al mar. Las cifras confirman el estrepitoso fracaso de las administraciones isleñas en esta tarea medioambiental por cuanto, a día de hoy, oficialmente 277 puntos de vertido de aguas en Canarias no cuentan con la preceptiva autorización de un total de 393 puntos. Es decir, que la propia Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Ejecutivo que preside Fernando Clavijo reconoce un fracaso superior al 70%.

Aunque no figuren en el comunicado oficial, estas cifras implican varias cuestiones nada baladíes. Por un lado, la consejera autonómica, Nieves Lady Barreto, solo habló de 246 vertidos sin autorizar en su polémica comparecencia parlamentaria de septiembre de 2017, cuando usó un adelanto de estas estadísticas oficiales como defensa de las críticas que llovían a su Gobierno a cuenta de la crisis medioambiental que recobró notable relevancia pública a cuenta de la llegada masiva de las llamadas microalgas a las costas del Archipiélago ese verano.

Patricia Hernández muestra una imagen de vertidos en la costa de Tenerife en el Parlamento de Canarias. | FRAN PALLERO

Por otra parte, el cambio metodológico influye claramente en el nuevo recuento con respecto al anterior, que data nada menos que de 2007, donde se contabilizaron 485 por los 393 actuales. Así, del nuevo censo desaparecen los vertidos que no son realmente al mar dado que se realizan fuera del dominio público marítimo terrestre, principalmente, en pozos absorbentes. Como también se excluyen los vertidos de aguas pluviales, supuestamente por aplicación de un criterio de coherencia, ya que en el anterior censo solo se contabilizaron algunos y solo en algunas islas, no en todas, y debido, por otro lado, a la escasa relevancia medioambiental de estos vertidos de agua de lluvia en el medio marino, según detalló la Consejería cuando dio cuenta del avance aludido.

Más noticias
Nieves Lady Barreto reconoce la grave crisis socioeconómica por la que atraviesa la Isla

Ahora, el censo definitivo recoge 393 puntos de vertido desde tierra al mar: 204 en la provincia de Santa Cruz de Tenerife y 189 en la de Las Palmas. Según el Gobierno, un 87% de ellos se encuentra en funcionamiento, mientras que un 11,45% no lo está, pero la conducción continúa existiendo y el vertido es susceptible de producirse si no se adoptan las medidas adecuadas para su retirada.

Del total de puntos censados, 116 cuentan con autorización vigente, mientras que 277 no disponen de ella y se encuentran en distintas situaciones desde el punto de vista administrativo: 39 están en fase de tramitación de la autorización; 17 son vertidos que en su momento contaron con autorización, pero ha vencido sin que haya sido prorrogada en plazo y los restantes 221 vertidos (56,23%) se corresponden con aquellos que nunca han solicitado la autorización o fue solicitada y denegada o la tuvieron y fue caducada por incumplimiento de la misma.

Por tipologías, el vertido más común es el de aguas residuales urbanas (56,74%), seguido del de aguas procedentes de piscinas (16,03%) y las salmueras procedentes de instalaciones de desalación de aguas salobres o marinas (13,23%).

En relación con la continuidad del vertido, el 54,45% se realizan de manera habitual, mientras que un 42,75% lo hacen en condiciones de excedencia o emergencia, es decir, con una frecuencia puntual y, en muchos casos, asociados a fenómenos climatológicos, ya que están constituidos, principalmente, por los aliviaderos, que únicamente pueden entrar en funcionamiento en momentos de lluvia.

“Conocer la situación real de los vertidos en Canarias ha sido uno de las prioridades de esta Consejería”, indica en un comunicado Nieves Lady Barreto, quien sostiene que ahora que hay un mapa detallado, los esfuerzos se centrarán en seguir ejerciendo las labores de inspección y sanción, que son las que corresponden al Gobierno de Canarias, y en asesorar a ayuntamientos y cabildos, que son las administraciones competentes en esta materia, en el proceso de tramitación de las debidas autorizaciones de vertidos.

Más noticias
Nieves Lady Barreto reconoce la grave crisis socioeconómica por la que atraviesa la Isla

Recuerda la consejera que el pasado mes de diciembre la Consejería presentó a ayuntamientos, cabildos y particulares de Tenerife, La Gomera y El Hierro una guía explicativa elaborada por el Servicio de Contaminación de las Aguas para facilitar la tramitación de las solicitudes de autorización de vertidos y ha encomendado al Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) el asesoramiento a los titulares para asegurar la correcta presentación de la documentación y solventar cualquier duda sobre la tramitación. En sucesivas reuniones a celebrar los días 11, 18 y 22 de enero se dará a conocer la guía a las administraciones de Gran Canaria y Lanzarote, Fuerteventura y La Palma.

Igualmente, el Ejecutivo regional ha puesto en marcha el proceso de tramitación del futuro decreto autonómico de regulación de los vertidos desde tierra al mar con la apertura de la fase de consulta previa. A través de la web www.canariasparticipa.com, ciudadanos y organizaciones podrán consultar hasta el 19 de enero el informe previo de esta iniciativa legislativa y hacer las observaciones o propuestas que consideren pertinentes.

Ni una coma sobre cuántos vierten agua sin tratar al océano

El comunicado gubernamental sobre el nuevo censo de vertidos de aguas al mar desde tierra que se producen en Canarias no detalla cuántos de ellos lo hacen sin tratar tales aguas, sino que cataloga igual a estos con los que incumplen algún tipo de irregularidad de carácter administrativo sobre, por ejemplo, la correcta situación de un emisario, metro más allá o acá. Cabe recordar que el propio Cabildo de Tenerife ya reconoció en su día que diariamente se vierten desde la Isla 57 millones de litros sin tratar.