IBEROSTAR TENERIFE

Nico Richotti: una raya más para un tigre

Una nueva lesión, pero la misma actitud positiva. Nico Richotti afronta desde ya la recuperación de la grave lesión sufrida el miércoles ante el Gaziantep. Su tranquilidad contrasta con lo que se gesta dentro del club: Aniano Cabrera sondea el mercado conocedor de que, en la actualidad, no es sencillo encontrar jugadores que encajen en lo que necesita el equipo.

Tras producirse su lesión, fue el propio Nico Richotti el que comenzó a dar ánimos a sus compañeros. En Instagram, un vídeo de su perro junto a sus muletas con la frase “a él tampoco le gustan” sirvió para acercarse a la afición. Más tarde, también en redes sociales, el capitán canarista publicó el mensaje que mejor lo define: “¿qué es una raya más para un tigre?”.

Con calma

Richotti ha asumido las primeras horas tras su lesión de manera relajada. Ya con anterioridad, el propio jugador reconocía a DIARIO DE AVISOS que “mantener la fortaleza mental es fundamental” por lo que, conocedor de cómo son estos momentos, trata de mantenerse con calma.

Desde el club lo protegen, incluso Katsikaris reconocía que prefiere dar espacio al jugador en las horas directamente inmediatas a la lesión para que esté lo más tranquilo posible. Tampoco concede entrevistas, ya que la entidad entiende que es lo mejor para el escolta.

Nico Richotti se apoya en estos momentos en su familia, en sus seres queridos, en los más cercanos, con los que también ha salido adelante anteriormente.

Dolorido por la lesión, sabe que, en principio, se perderá lo que resta de temporada, pero, algo también señalado con anterioridad, sabe que lo importante no es regresar pronto, sino bien.

Más noticias
El peor partido del Iberostar Tenerife en lo que va de curso

El vestuario, el resto de sus compañeros, está preocupado. Más allá de contar con una pieza menos, tan valiosa como Nico, el argentino es un líder en el equipo, un hombre capaz de lanzar siempre un mensaje optimista, que logra cohesionar al grupo sea cual sea la situación. Es algo que no se le escapa a Katsikaris, que tras la victoria ante el Gaziantep se vio preocupado. “No me preocupa solo por lo que supone como jugador, sino como persona dentro del vestuario”, dijo el griego. Y razón no le falta.

El recambio

Aniano Cabrera, director deportivo canarista, rastrea el mercado, pero la tarea no es sencilla. Recibió la noticia en Valencia, mientras se celebrara la gala Gigantes en la que fue reconocido como el mejor secretario técnico de la ACB, algo que le sentó como un jarro de agua fría.

Han llegado ofrecimientos a la entidad, pero ninguno de ellos que encaje en el equipo. El no poder fichar a jugadores estadounidenses, pues el Canarias tiene las plazas cubiertas, dificulta la operación. Españoles, comunitarios o cotonús, no hay otra opción y alguno de los primeros nombres que han comenzado a surgir no son del interés del Iberostar Tenerife.

Ahora mismo los clubes no dejan salir a los buenos jugadores o piden compensaciones económicas importantes. No da la impresión de que la llegada del nuevo jugador sea inminente, pese a que desde el club trabajan a destajo.