baloncesto

El peor partido del Iberostar Tenerife en lo que va de curso

 

Norel machaca la canasta aurinegra ante Mike Tobey. ACB Photo
Norel machaca la canasta aurinegra ante Mike Tobey. ACB Photo

Ficha Técnica:

 

Delteco GBC: K. Cherry (7) D. Agbelese (8), F. Van Lacke (12), M. Salvó (1), D. Clark (21) -inicial- D. Pérez (9), J. Pardina (0), X. Beraza (5), M. Fakuade (7), A. Azpeitia (2), J.Swing (4) y H. Norel (13).
Iberostar Tenerife: R. San Miguel (3), N. Richotti (2), J. Beirán (5), T.Abromaitis (12), P.Niang (2) -inicial- F. Bassas (0), F. Vázquez (2), R. Allen (10), M. Ponitka (10), K. Vasileiadis (12) y D. White (5).

Árbitros: Pérez Pérez, Serrano y Oliveres. Descalificaron a Katsikaris. Eliminaron por faltas a Richotti y San Miguel.
Incidencias: San Sebastián Arena, ante 1.889 espectadores.

El peor partido de la temporada en el peor momento posible. El Iberostar Tenerife perdió ayer por 89-70 ante el Gipuzkoa en un encuentro marcado por los errores propios. Los aurinegros fueron superados en todo momento en un día en el que la Copa del Rey podía acercarse tras los resultados que se habían dado, pero al Canarias no le salió nada.

Obsesionados con el lanzamiento exterior, los locales supieron dominar en todo momento y en todas las parcelas del campo. Se puede decir de manera clara: el Iberostar Tenerife firmó ayer su peor partido de la temporada. Cualquier otro análisis, visto lo visto, resulta casi innecesario.

Katsikaris dio la oportunidad de ser titular a Niang, que se vio superado por el juego interior local. No solo él, todo el Iberostar Tenerife. Sin Norel desde el principio, el Gipuzkoa apostó por Agbelese y Clark, y no le pudo salir mejor. El primero ponía el músculo, y el segundo, el tiro exterior.

Pese a que Agbelese cometió muy pronto su segunda personal, su equipo funcionaba. Katsikaris pidió su primer tiempo muerto con 15-7 en el marcador y lo peor estaba por llegar. Dan Clark empezó a anotar de tres puntos y, gracias a sus 14 tantos logrados casi de manera consecutiva, puso un incontestable (21-7). El Canarias insistía desde la línea de tres puntos pese a su uno de ocho en triples, cerrando el primer cuarto con 27-13.

No varió demasiado la tónica del encuentro en el segundo cuarto. El GBC tenía una marcha más que su oponente, llegaba antes a cada balón, defendía más duro, y los aurinegros se agarraban, incomprensiblemente, al tiro exterior. Poco importaba que, llegado el descanso, su porcentaje fuera un paupérrimo 11%, fruto de un 2 de 18, porque los insulares seguían una y otra vez chocando en la misma piedra. El excanarista Dani Pérez puso el 38-19, con la máxima ventaja de 21 puntos a favor del GBC, después de que le fuera señalada una antideportiva a Abromaitis.

Más noticias
Reválida aurinegra en forma de Unicaja

Por suerte para el Iberostar Tenerife, Gipuzkoa había fallado también lanzamientos claros y tiros libres, pero la diferencia era abismal. Parecía que eran los vascos los que podían dar un paso decisivo para meterse en la Copa. El 41-23 del descanso era, por raro que pudiera parecer, un castigo no demasiado duro para lo visto sobre el parqué de un San Sebastián Arena con muy poco público en sus gradas, que, eso sí, disfrutaba como nunca esta temporada viendo volar sobre el parqué a sus jugadores.

Las cosas empeoraron, por raro que pudiera parecer, tras el paso por los vestuarios. El Gipuzkoa era mejor, seguía corriendo más y el Canarias seguía tratando de remontar, o al menos maquillar el marcador y salvaguardar cierta diferencia de puntos de cara a la Copa, lanzando de tres. En bonus los visitantes a falta de 6,49 minutos, los locales volvieron a situarse con 23 puntos arriba (51-28) antes de que Katsikaris fuera descalificado por protestar una falta.

El Canarias quedaba descabezado mientras era superado por un vendaval que volvió a castigar esta circunstancia, dominando por 21 (68-47) antes de que arrancara el último cuarto.

Marco Justo se hizo con las riendas, jugando sin ningún cinco puro tratando de dar velocidad a los suyos a la hora de presionar, robar y buscar el aro local. Solo tras un triple de Abromatis (73-57) pareció maquillarse algo el marcador, pero era imposible. Gipuzkoa se haría con la victoria (89-70), metiendo en un lío copero al Iberostar Tenerife.

“Hoy no me puedo quedar con nada positivo del equipo”

Fotis Katsikaris no puso excusas a la derrota de su equipo. El griego, una vez más, fue muy claro, reconociendo que no se quedaba “con nada” de lo hecho por sus jugadores en Illumbe.

Más noticias
La ‘Ley de Kostas’ es implacable

“Solo ha habido un equipo en la cancha, ellos han dominado en todos lados”, indicó el entrenador, que recordó el partido del Herbalife Gran Canaria: “Después de ese encuentro hablé del acierto que tuvimos y ese mismo acierto lo ha tenido hoy el Gipuzkoa. Si no metes, y hemos fallado muchos tiros, pasa esto, pero, sobre todo, nuestra defensa no ha sido la de siempre. Se nos ha ido el partido muy pronto de las manos”.

Katsikaris, además, prefirió no referirse a su expulsión: “No tenemos derecho a hablar hoy de los árbitros. Nunca lo hago, hoy menos”.

Cuestionado por las posibles conclusiones positivas del duelo de ayer, volvió a ser tajante: “No me quedo con nada. Es el peor partido desde que estoy en el equipo, está claro, pero lo ha sido en todo, en anotación, en defensa, en reacción… Ahora es importante recuperarnos. Quiero ver cómo reaccionamos y es bueno que juguemos el miércoles, porque estamos acostumbrados a competir dos veces por semana; no digo, para nada, que eso nos haya afectado, pero será bueno”.

Por último, señaló que cuando sus jugadores comenzaron a fallar demasiados tiros desde la línea de tres puntos habría sido necesario buscar otros caminos de cara al aro: “Decidimos arriesgar con nuestros tiros, pero podríamos haber penetrado, por ejemplo, buscar esos tiros de manera diferente. Teníamos mucha prisa, aunque la mayoría de esos lanzamientos fueran liberados. Tiramos más de tres que de dos, primera vez que nos pasa, y no somos un equipo que juguemos así”.

Por su parte, Porfirio Fisac, entrenador del GBC, desveló su sorpresa tras la forma en la que se produjo el triunfo de ayer: “Ha sido el mejor partido desde que estoy en este club, lo hemos hecho todo bien y me alegro. Por sensaciones vas viendo cómo el equipo trabaja, cómo estudian a sus rivales, la manera en la que trabajan mis ayudantes… Sinceramente, esperaba más del Iberostar Tenerife en el día de hoy, pero hemos hecho un gran trabajo como equipo en todo momento”.