La Laguna

“El primer paso para depurar y reutilizar agua es recogerla”

El catedrático de Energía Química de la ULL Sebastián Delgado asegura que las redes de saneamiento de Tenerife resultan imprescindibles para lograr este objetivo y reducir los vertidos al mar

La falta de lluvia que asoló a Canarias y en particular a Tenerife este otoño, ha obligado a las administraciones a buscar alternativas a los recursos naturales de agua que en Canarias son muy escasos.

En Tenerife se ha apostado años atrás por construir desaladoras o desalinizadoras de agua de mar para completar las necesidades de consumo humano y la agricultura. Actualmente, las dos soluciones que se plantean como necesarias para cubrir la demanda de agua son la desalinización de agua de mar, que tiene un consumo energético y un coste elevado, y la reutilización de las aguas residuales adecuadamente depuradas, llegando a la regeneración de agua.

“La cuestión está en que para poder depurar adecuadamente las aguas y reutilizarlas, el primer paso es recogerlas y por eso las redes de alcantarillado resultan imprescindibles”, sostiene el catedrático de Energía Química de la Universidad de La Laguna (ULL), Sebastián Delgado.

El experto asegura que en estos momentos “se está haciendo un gran esfuerzo en Tenerife para aumentar en todo lo posible las redes de alcantarillado de todas las zonas pobladas que llevarán el agua a las depuradoras”. A su juicio, éstas deberían construirse con la tecnología actualizada, como la de Valle de Guerra, inaugurada hace unas semanas, con tecnología de membrana, para poder utilizar el líquido elemento con seguridad, sobre todo para usos no potables, como el riego agrícola, de los campos de golf, para parques y jardines y limpieza viaria.

Sin embargo, Delgado explica que aunque “se recogiera todo el agua residual, se depurara adecuadamente, y se distribuyera para su aplicación, no es suficiente porque la demanda agrícola de agua supera la cantidad que se puede recoger”. Por esta razón, a su juicio, el futuro del agua para riego “pasa por la regeneración de aguas residuales”. Al mismo tiempo, resulta “imprescindible compaginar la explotación de los acuíferos a través de galerías, e ir al mínimo posible para que se puedan volver a compensar”.

TECNOLOGÍA

El Doctor en Ciencias Químicas afirma que las aguas residuales pueden ser de calidad para el riego. Para eso hay que mejorar y utilizar bioreactores de membranas. “La tecnología existe y tal es así que hay varios proyectos en el mundo que reutilizan para uso potable el agua residual regenerada”, indica.

El catedrático apuesta por potenciar la reutilización con un doble motivo: para llegar a compensar la demanda de agua, y porque es la única forma de ir disminuyendo progresivamente los vertidos al mar y al subsuelo.

En este sentido, comenta que la cantidad de pozos negros que todavía existen en la Isla “es un número excesivamente grande” y eso da lugar a una contaminación del subsuelo por nitratos que hay que eliminar poco a poco. Y la forma de hacerlo es aumentando la red de alcantarillado, depurando y regenerando las aguas para su reutilización, “como se está haciendo en la mayor parte del mundo”.

Sebastián Delgado afirma que Tenerife va por el camino adecuado. “Hace falta bastante dinero, hay que invertir en los sistemas de alcantarillado y depuración y luego en la formación de técnicos en los métodos de depuración y tratamientos más avanzados para conseguir una calidad adecuada del agua que cumpla con la normativa más estricta para reutilizar”, precisa por último.