IBEROSTAR TENERIFE

El rival está en casa

El tinerfeño Daniel Carrodeguas Martín forma parte del equipo profesional de deportes electrónicos del Baskonia, que compite en la élite del país

Entrena cuatro horas al día (seis ahora, que es pretemporada), el scouting es fundamental para el desarrollo de su deporte y miles de aficionados siguen todo lo que hace. Es tinerfeño, se llama Daniel Carrodeguas Martín, tiene 27 años y viste los colores del Baskonia, pero no lo hace en su equipo de baloncesto de ACB, sino en la Liga de Videojuegos Profesional (LVP). Su ejemplo nos acerca al gran potencial que contempla a esta modalidad que quiere hacerse con el futuro del deporte y a los grandes paralelismos que ya mantiene con él.

El inicio de su historia no es distinta a la de cualquier otro niño. Con 12 años comenzó a aficionarse a los videojuegos cuando aún, al menos en nuestro país, estaban lejos de ser un deporte electrónico y, desde el primer día, vio que tenía madera para ello. “No tenía en casa ni ordenador ni, por supuesto, internet, así que fui a casa de un amigo a jugar con él. Casi sin haberlo hecho antes me di cuenta que era mejor y ahí empezó todo”, reconoce enfundado en su camiseta del ThunderX3 Baskonia, exactamente la misma que viste el próximo rival del Iberostar Tenerife en Liga Endesa y en la que, en la parte posterior, figura su nombre de guerra: Littlesatán.

Fichado en Vitoria

El Baskonia, acostumbrado a ser uno de los clubes a la vanguardia a la hora de generar ingresos y desarrollar modelos de negocio, montó su equipo de deportes electrónicos y se fijó en Daniel que, ya por aquel entonces, había formado parte de uno de los clubes más importantes del país: “Había dejado de jugar durante tres años, pero un amigo me comentó que había salido el Counter Strike y, aunque en un primer momento no me gustó, luego fui cogiendo el nivel, compitiendo en categoría nacional, en primera división, hasta que formé parte de un equipo con unos amigos. Así llegué a Movistar Rider, que es, ahora mismo, el mejor equipo de España. El septiembre pasado me llamó el ThunderX3 Baskonia y fiché”.

Daniel cobra por jugar. Es profesional, aunque sigue estudiando ADE (Administración y Dirección de Empresas), lo que lo obliga a entrenar entre cuatro y seis horas al día para preparar sus partidas como si de un club de baloncesto se tratara.

“Estamos atentos a las tácticas del rival y estudiamos las nuestras”, admite, mientras desvela un dato curioso: durante la pretemporada nunca juegan frente a equipos españoles para no descubrir sus estrategias: “Lo haces contra extranjeros para ir cogiendo el mejor rodaje hasta que empiece la liga”.

Curiosamente, igual que ocurre en el Baskonia del baloncesto, ningún vitoriano forma parte de este equipo dedicado, únicamente, al Counter Strike. Junto a Daniel, figuran tres deportistas de Madrid y otro portugués, que juega desde los Países Bajos. El tinerfeño lo hace desde su casa en La Laguna. Allí entrena, compite y se relaciona con el resto de sus compañeros con los que, volviendo a la comparativa con el baloncesto, es necesario que lo haga en el mejor ambiente para cumplir sus objetivos. Aquí también es fundamental tener un buen vestuario: “Llevarse bien es clave, debes estar muy coordinado en el equipo y, si cometes un fallo, quizás un jugador se lo echa en cara a otro, lo que genera mal ambiente. Como en todos los deportes, hay gente más y menos problemática”.

El scouting

Los lidera un entrenador, el coach, como se refieren a él, que también los dirige desde Madrid, es el encargado de decidir las estrategias y mostrar el scouting para que no pierdan detalle alguno de sus oponentes. “Hace cortes de vídeo, como en baloncesto, para enseñarnos qué hacemos bien y qué es necesario que mejoremos, dónde hay que utilizar determinados elementos y dónde no. Nos estudiamos a nosotros y vemos a nuestros rivales”, indica mientras sostiene una libreta cuidadosamente escrita con todo detalle de cada una de los escenarios que deben de cubrir en el Counter Strike, ya sea con el equipo terrorista o contraterrorista.

El equipo de baloncesto de Baskonia llegará a la Isla este fin de semana con la intención de entrar en Copa del Rey, aunque el de deportes electrónicos aspira a “quedar lo más arriba posible”, otro tópico del deporte convencional, antes de poder optar a “jugar por el título”, algo que se celebrará en Madrid: “Es en IFEMA. Siempre se agotan las entradas, la gente está en las gradas animando con aplaudidores… Es tremendo”.

Eso sí, nuestro protagonista lo tiene claro. Más allá de haber practicado el baloncesto en su infancia, era “buen triplista” como admite entre risas, el domingo, en el Santiago Martín, quiere que gane el CB Canarias: “Soy de aquí, mi hermano es muy aficionado al equipo, como también al CD Tenerife, y, aunque mi equipo sea, y me pague, el Baskonia, que gane el Iberostar Tenerife. Tiro para la tierra, por supuesto”.