Granadilla de Abona

Salvar La Tejita presenta más de 200 alegaciones contra el gas

La asociación entregó ayer en el SAC de El Médano el escrito contra la construcción de instalaciones de distribución de combustibles gaseosos por canalización en todo el municipio

Las más de 200 alegaciones se presentaron ayer en el SAC de El Médano. DA
Las más de 200 alegaciones se presentaron ayer en el SAC de El Médano. DA

La puesta en marcha del puerto de Granadilla, todavía no inaugurado oficialmente, ha vuelto a levantar pancartas y difundir comunicados entre los ecologistas de la Isla, que ya en su día se opusieron a la construcción de la infraestructura portuaria y ahora insisten en su campaña contra la introducción del gas, al entender que es hora de apostar por las energías renovables y no fósiles.

Ayer mismo, la asociación ecologista Salvar La Tejita presentó en la sede del registro general del Servicio de Atención al Ciudadano (SAC) de El Médano más de 200 alegaciones dirigidas a la Dirección General de Industria y Energía del Gobierno de Canarias en contra de la construcción de instalaciones de distribución de combustibles gaseosos por canalización en el término municipal de Granadilla de Abona. Dichas alegaciones han sido firmadas por residentes de diversos municipios de Tenerife, y forman parte de la campaña en contra de la instalación de gas ciudad en la Isla.

Las asociaciones ecologistas, como Candelaria contra la central eléctrica, tienen muy claro que se trata de una tecnología obsoleta, que ya se está retirando en otros países que quieren cumplir sus compromisos contra el cambio climático. A partir de 2030, la Unión Europea (UE), en consonancia con sus directrices, denegará la implantación de sistemas de suministro de energía contaminantes, tales como el gas. Además, la UE recuerda que en 2020 ningún barco con combustible de fuel-oil podrá navegar por territorio comunitario, aunque sí podrá hacerlo con gas, uno de los motivos esgrimidos por las autoridades portuarias y el Gobierno de Canarias para la construcción del puerto de Granadilla, como una especie de gran gasolinera del Atlántico y además distribuir en toda la Isla, desde Granadilla, el denominado gas ciudad, que, por cierto, ha descartado un municipio de la importancia de La Laguna, al menos su Gobierno local.

Los ecologistas aluden, entre los motivos alegados contra la instalación de tal infraestructura, a la ausencia de utilidad pública del proyecto. Los cálculos de viabilidad del proyecto no reflejan en modo alguno, indican, la realidad física y poblacional de Granadilla de Abona. Así, consideran que el número de viviendas y fincas referidas al municipio resulta a todas luces exagerado y falto de estudio.

La Asociación Salvar La Tejita ha detectado errores en la exposición del proyecto “tan graves como que se ha realizado un copia y pega” de los presentados en otros municipios. En concreto, se incluyen en el término municipal de Granadilla de Abona los siguientes núcleos de población: La Higuerita, Guajara, Taco, La Cuesta, etc.

De la misma manera, sostienen que incumple en su justificación el Código Técnico de la Edificación, que obliga a todas las edificaciones de reciente construcción, desde hace más de una década, a estar provistas de agua caliente sanitaria mediante la instalación de paneles solares. Otra anomalía, a su juicio, es que carece del preceptivo informe de viabilidad económica que justifique la inversión, obligado para no contravenir las directrices aprobadas por la Unión Europea, “en cuanto a amortización de inversiones y evitar apalancamientos por parte de las Administraciones. Asimismo, el proyecto incumple el Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, por el que se transponen las directivas en materia de mercados interiores de electricidad y gas”.

Por otro lado, apuntan que la parcela 24 del Polígono Industrial de Granadilla, en la que estarán ubicados los dos depósitos de aire propanado, de 49,5 m3 cada uno, está situada a menos de 75 metros de la autopista TF-1, considerada una vía estratégica, según los planes de emergencia en vigor. Esta ubicación, subrayan, incumpliría la Normativa Básica de Seguridad, en cuanto a protección de viales estratégicos se refiere.