CD Tenerife

Una primera vuelta del CD Tenerife para olvidar

José Luis Martí, entrenador del CD Tenerife./Sergio Méndez

Se acabó la primera vuelta del campeonato de Liga en Segunda División de la temporada 2017/2018. Tras la disputa de 20 partidos, la clasificación dicta que el CD Tenerife ha hecho las cosas mal. Realmente mal. Los blanquiazules son undécimos, están a cinco puntos de distancia de la zona de play-off y a 10 de los puestos de ascenso directo. Es decir, llegan al ecuador de la temporada muy alejados de su verdadero objetivo, estar en la zona noble de la competición. De hecho, hoy por hoy el cuadro tinerfeño ni siquiera figura entre los candidatos al ascenso.

El Tenerife acaba la primera vuelta con 26 puntos, después de haber ganado seis partidos, empatado ocho y perdido otra media docena. Marcó más goles de los que recibió: 26 a favor, por 23 en contra.

Pésimo visitante,excelente en casa

De esos números se desprende que el insular no ha sido un bloque ni regular ni competitivo. Un dato que llama poderosamente la atención: solo ha sido capaz de ganar tres de los últimos 15 partidos que ha disputado. Una verdadera losa.

Sin duda alguna, el verdadero problema ha radicado en sus resultados fuera de casa. Lejos del Heliodoro Rodríguez López triunfó en el MiniEstadi frente al Barcelona B y en el Carlos Belmonte ante el Albacete Balompié, es decir, en el primer partido foráneo y en el último. En medio de todo eso pasaron cuatro largos meses de sequía. Perdió otros seis y empató tres. Marcó 10 goles y recibió 18. Es el sexto peor visitante, por detrás de Lorca t Córdoba, ambos con cuatro puntos logrados fuera; Sevilla Atlético y Cultural, con siete; Almería, con cinco; y con nueve también figuran como de los peores visitantes el Barca B y el Sporting de Gijón. Está claro que con esos guarismos, el Tenerife no puede ser aspirante a nada.

Más noticias
Balsa de aceite para Concepción en la Junta General de Accionistas

Sin embargo, en casa, al abrigo de su afición, los pupilos de José Luis Martí son otros. Como locales no saben lo que es perder, mientras que salieron victoriosos en cinco duelos y empataron otros tantos. Marcaron 18 tantos y apenas sufrieron seis. Es el octavo mejor equipo local, por detrás del Huesca (27 puntos obtenidos ante su afición), Numancia (24), Oviedo y Granada (23), Valladolid y Cádiz (22) y Sporting y Cádiz, ambos con 21 créditos.

Pobres estadísticas

En las estadísticas individuales, tan solo Aitor Sanz destaca en LaLiga 1/2/3. El mediocentro madrileño es el mejor recuperador de balones de toda la categoría, aunque empatado con Garrido, del Cádiz. Ambos tienen 153 esféricos recuperados, pero les persigue Alcaraz, del Almería, con 151 balones ganados para su equipo.

Samuele Longo también destaca en las estadísticas de la competición, gracias a las nueve dianas que ha logrado, lo que le convierten en goleador de la Segunda División, por detrás de Mata (Valladolid, 16), Sergi (Córdoba, 14), Cucho Hernández (Huesca, 10) y Melero (Huesca, 10).

Obviamente, el punta transalpino es el máximo realizador del equipo, mientras que ha marcado otros cinco Malbasic y cuatro Juan Carlos. Ellos tres son los tres máximos realizadores del conjunto tinerfeño.

En las de equipo, Aitor Sanz vuelve a figurar en los primeros puestos. Es el blanquiazul que más ha jugado, llegando a disputar en los 20 partidos jugados, un total de 1.625 minutos. Le sigue e portero Dani Hernández, con 1.530 minutos. El tercero en este podio es Carlos Ruiz, con 1.468 minutos.

Los puntos negros

Los problemas del Tenerife están detectados y las culpas repartidas. A José Luis Martí se le acusa de no tener un patrón de juego ni un bloque definido. Aún muchos aficionados se preguntan a qué juega el Tenerife de esta temporada. Las idas y venidas de jugadores en las alineaciones han sido constantes y un verdadero problema, aunque muchos de esos quebraderos problemas fueron originados por las lesiones. La plaga de dolencias y bajas ha sido una constante en estos meses. Lo peor es que lo sigue siendo.

Más noticias
El Tenerife, a la cola en ingresos de TV

A los futbolistas se les puede reprochar la autocomplacencia en la que han caído. El recuerdo de lo cerca que se quedaron la temporada pasada de la Primera División les sumió en un exceso de confianza.

Y la directiva pecó de inmovilismo. El objetivo está lejos y las expectativas por los suelos, pero nada ha pasado. Miguel Concepción no se ha atrevido a tomar decisiones, por lo que corre el riesgo de que su club haya perdido una temporada completa.

Hay esperanza

A pesar de todo lo anterior, y si comparamos al Tenerife de esta temporada con el de la anterior, el equipo tinerfeño no está tan mal.

En el pasado curso acabó la primera vuelta solo con un punto más de los que tiene actualmente. Pero claro, la segunda parte de la campaña fue tremenda, logrando 36 puntos. Pero este Tenerife es mejor que el de los cursos 2014/2015 y 2015/2016. En ellas llegó a la mitad de la competición regular con 24 y 28 puntos, respectivamente. Y 2018 ha empezado con una esperanzadora victoria en Albacete, lo que invita al optimismo. En suelo manchego se vio a un Tenerife con una actitud mejor, más solidario y que no bajó los brazos, a pesar de que falló un penalti, tuvo que remontar un marcador adverso y que sufrió una expulsión y una lesión. Mientras hay vida, hay esperanza.