Tribunales

Una jueza expulsa de Gran Canaria al Yoyas tras ser acusado de maltratar a Fayna

Fayna Bethencourt y Carlos Navarro, el Yoyas, durante un programa de televisión emitido hace cuatro años. Europa Press
Fayna Bethencourt y Carlos Navarro, el Yoyas, durante un programa de televisión emitido hace cuatro años. Europa Press

Carlos Navarro, más conocido como el Yoyas, quedó ayer en libertad provisional tras ser arrestado como presunto autor de delitos de coacciones en el ámbito familiar, maltrato, amenazas y vejaciones injustas sobre la madre de sus dos hijos, la grancanaria Fayna Bethencourt.

Precisamente, Navarro se hizo famoso cuando en 2001 fue expulsado de la segunda edición de Gran Hermano por otro incidente que protagonizó con la propia Bethencourt, a la que conoció en el referido concurso televisivo.

Entre las medidas cautelares adoptadas ayer por la magistrada titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Telde (Gran Canaria), Virginia Peña, está la prohibición de comunicarse o acercarse a su pareja y a sus hijos, así como el impedimento de que, mientras esté en efecto tal prevención, el Yoyas resida en Gran Canaria, o acuda a esta isla aunque sea de forma esporádica.
Fuentes cercanas al caso desvelaron ayer que el Yoyas fue detenido durante la madrugada del pasado miércoles y acusado, en un principio, de un supuesto delito de coacciones en el ámbito familiar. El arresto se produjo como consecuencia de la denuncia presentada por la madre de sus hijos, y tuvo lugar en la vivienda de esta, ubicada en Agüimes.

Noche en el calabozo

El exconcursante de Gran Hermano pasó la noche arrestado en la comisaría de Vecindario y ayer pasó a disposición judicial. La fiscal asignada al caso solicitó la transformación de las diligencias urgentes incoadas contra Navarro en diligencias previas a un proceso penal formal, ya que este no aceptó conformarse con la totalidad de los cargos que se formularon en un juicio rápido celebrado en el citado juzgado.

Carlos 'El Yoyas' | EUROPA PRESS
Carlos ‘El Yoyas’ | EUROPA PRESS

Durante dicha vista, el Yoyas solo reconoció haber amenazado a una persona que actualmente está relacionada con quien todavía es su esposa, pero no aceptó autoría alguna en el resto de los cargos. Tras varias horas tomando declaración a Carlos Navarro, la magistrada finalmente adoptó distintas medidas penales y civiles, entre las cuales se encuentran las de alejamiento reseñadas o el reconocimiento de los hijos de la pareja por parte de peritos psicólogos forenses.

Sin visitas

Además, la madre mantiene la guarda y custodia de los menores, pero la patria potestad sigue siendo, por ahora, compartida. Igualmente, el régimen de visitas de Navarro a sus hijos ha quedado suspendido cautelarmente, y el presunto maltratador tendrá que pasarle a su mujer una pensión de 100 euros por cada hijo hasta que esta medida no sea modificada por orden judicial.

Sea como fuere, el hecho de que Navarro no aceptara los cargos formulados en el juicio rápido celebrado ayer implica, como se ha dicho, la posibilidad de que el caso desemboque en un procedimiento penal formal que acabaría juzgándose en los próximos meses.

Si las acusaciones piden una pena inferior a cinco años de cárcel, el tribunal competente sería un juzgado de lo Penal, mientras que si se solicita una condena de mayor duración, el sumario pasaría a la Audiencia Provincial de Las Palmas, tal y como es preceptivo.