INDIANOS

Un amplio dispositivo recoge 40 toneladas de basura tras el paso de Los Indianos

Más de 100 operarios con cubas de agua y camiones de basura comenzaron a trabajar desde las tres de la mañana mientras todavía se oían los ecos de la música para que la ciudad pueda recobrar la normalidad cuanto antes

Limpiando el polvo de Los Indianos. | DA

Miles y miles botes de talco vacíos, vasos plásticos, botellas… y toda una ciudad por limpiar. Un amplio dispositivo de mantenimiento y limpieza conformado por más de un centenar de operarios, según fuentes municipales autorizadas, comenzaron poco después de las 03:00 de la madrugada y cuando aún sonaban los ecos de las verbenas y muchos indianos aún seguían en la calle, a intentar “lavar la cara” de cada rincón de la capital palmera, desde La Alameda a la Avenida de Los Indianos, pasando por la Avenida Marítima y El Puente.
Hasta 40 toneladas de basura, según las mismas fuentes del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, fueron recogidas con el apoyo de varios caminos de basura y unos cien operarios, para limpiar luego con abundante agua en cubas del cuerpo de Bomberos Voluntarios y de otros ayuntamientos de la Isla que, como cada año, se prestan para que la ciudad pueda recobrar, cuanto antes, la normalidad. La Calle Real, Calle Apurón y la Plaza de la Constitución, además de la Avenida Marítima, y la zona conocida como El Cuadrilátero, donde mayor número de bares se concentran, fueron los puntos donde mayor cantidad de basura se recogieron tras el paso de la multitud de más de 70.000 indianos que este último lunes de Carnaval se dieron cita en Santa Cruz de La Palma. La premura en la limpieza tiene su explicación en la necesidad de que a primera hora de hoy miércoles, los comercios minoristas de Santa Cruz de La Palma puedan recuperar su actividad comercial con normalidad. La limpieza es la asignatura más importante tras el paso de los indianos y como abordaje de los problemas higiénicos derivados del notable incremento de participantes y del uso de las calles como urinarios públicos. Esa realidad ha pasado de la anécdota a un problema del que son conscientes los gestores municipales, que potenciaron la instalación de baños públicos portátiles en vías principales.