La Orotava

El cine teatro de La Perdoma aspira a convertirse en auditorio

El inmueble se someterá en breve a una ambiciosa reforma que supondrá un aumento en el número de butacas, la ampliación de la caja escénica, y la creación de la casa del artista

Eduardo Rodríguez, Francisco Linares y Francisco Álvarez Abrante presentaron ayer el proyecto de reforma. DA

Espectacular. Así definió el alcalde de La Orotava, Francisco Linares, la reforma que sufrirá en breve el cine teatro de La Perdoma, la sala Francisco Álvarez Abrante, que conllevará a convertirla en un auditorio y sumar uno más al municipio, que ya cuenta con el Teobaldo Power.

El inmueble, que abrió sus puertas en 1965, se someterá en breve a una ambiciosa actuación para adaptarlo a los tiempos y a la actual normativa. Ello supondrá aumentar el número de butacas, llegando a 300, y que serán de madera estructural, un material con garantía de cien años. Asimismo, se ampliará la caja escénica, aprovechando los espacios existentes a ambos costados, y se creará la casa del artista, una vivienda en la parte alta destinada a alojar a aquellas personas que lo necesiten por formar parte de un espectáculo.

El proyecto fue dado a conocer ayer en el mismo teatro por el alcalde, y el edil delegado de la zona, Eduardo Rodríguez, quienes estuvieron acompañados por un gran número de representantes de los distintos colectivos culturales del barrio y el arquitecto promotor del proyecto, Francisco Álvarez Abrante, hijo del antiguo dueño del inmueble que le dio nombre al mismo y que fue adquirido por el Ayuntamiento en el año 1997.

Fue este último quien comentó que la estructura de la sala es muy sencilla y soporta un falso techo, un elemento decorativo en muchos escenarios del mundo pero que tiene un pequeño pandeo debido a los años y por eso es necesario actuar de forma rápida. En este sentido, se aprovechará para cambiar toda la cubierta, porque contiene amianto, un material nocivo que debe ser sustituido por una empresa especializada. Sí se conservarán los bloques de hormigón de las paredes dado que garantizan una buena calidad del sonido.

El promotor precisó otros detalles de la obra, cuya inversión asciende a unos 250.000 euros, se licitará en breve y se espera tener lista antes de que termine el año. Entre ellos, la eliminación de barreras arquitectónicas, y la instalación de aparatos para las personas con discapacidad auditiva. Para ello, es indispensable cambiar la ubicación de la entrada principal, una modificación que a su vez permitirá aprovechar mejor el espacio del vestíbulo.
Detrás del escenario también existe un sótano que no tiene uso y que se destinará a camerinos, aseos para los artistas y una sala de espera independiente.

En lo que respecta a la parte alta, se eliminarán los elementos existentes y se crearán entre 70 y 80 nuevas butacas.

La carpintería de todo el recinto se unificará, igual que los elementos exteriores, que serán de cristal de seguridad para poder tener más luz. Por otro lado, el Ayuntamiento villero prevé actuar en el entorno ampliando el ancho de las aceras, que pasarán de un metro a 1,50 metros, y sustituirá todo el pavimento de la calle.

La sala ha servido durante todos estos años para la proyección de películas, la música y el teatro y actualmente sirve como lugar de ensayo a diferentes colectivos culturales y agrupaciones musicales de La Perdoma.

No obstante, Francisco Linares no descartó que una vez concluida la obra, el espacio reúna las condiciones necesarias para poder acoger algún concierto del Festival de Música de Canarias.