Candelaria

El Gobierno de Candelaria acepta destinar el 10% del presupuesto a política social

Era la principal reclamación de Sí se puede para apoyar las cuentas municipales para este año 2018 confeccionadas por los socialistas

Mari Brito, alcaldesa y Airam Pérez Chinea, concejal de Hacienda / DA

El grupo Socialista, que gobierna en minoría en el Ayuntamiento de Candelaria, ha aceptado la propuesta de Sí se puede de destinar el 10% del gasto a políticas sociales en el borrador del presupuesto para 2018, que alcanza los 24.5 millones de euros, casi tres más que el prorrogado ejercicio de 2016.

El PSOE confía así en lograr la aprobación plenaria, al alcanzar la mayoría (11 votos) con los tres concejales de la formación ecosocialista, la única que ha aceptado sentarse a negociar los presupuestos, ante la negativa de CC, PP y Vecinos por Candelaria, que exigieron hacerlo de manera conjunta y no individualizada.

El aumento del gasto en Servicios Sociales fue la principal demanda de Sí se puede, incluso mucho antes de conocer en noviembre el borrador de las cuentas, tras acordar con los socialistas prorrogar el presupuesto de 2016 ante la falta de tiempo para sacar el de 2017.

Aunque con retraso -estaba previsto trabajar en el borrador del documento desde septiembre-, las negociaciones entre la alcaldesa, Mari Brito y el concejal de Hacienda, Airam Pérez Chinea, con la portavoz de Sí se pude, Mayca Coelo, comenzaron a principio de año y la última se produjo el lunes, con un resultado que vislumbra un claro acercamiento para finalizar con la aprobación del presupuesto.

Así lo cree Airam Pérez, al confirmar que “la reunión con Mayca ha sido muy positiva, todo ha ido bien” y aunque no quiso aventurar cuando podría llevarse el documento al Pleno, indicó que “soy muy optimista”, recordando que “ahora hay que cargar al papel lo acordado en Servicios Sociales”, descartando otras medidas pedidas por Sí se puede como reducir de 7 a 4 el personal de confianza, quitar los 50.000 euros del ente de conservación del Polígono hasta que esté constituido o reducir el importe de proyectos urbanísticos.