Baloncesto

El Gran Canaria quiere evitar la maldición del organizador

Desde 1984, solo dos de los equipos que organizaron la Copa con el actual formato lograron alzar el trofeo de campeón; el Real Madrid busca ganar su quinto título seguido

Ningún otro torneo acapara tanta atención como la Copa del Rey en el baloncesto español. Ni siquiera los play-offs por el título. El certamen copero seduce a todos por su capacidad para sorprender, pese a que en los últimos años el Real Madrid, con cuatro títulos consecutivos, se haya mostrado como su total dominador. Nadie ha ganado cinco veces seguidas la Copa, por lo que el récord está a tiro de los de Pablo Laso.

Entre los blancos y el FC Barcelona han conquistado las últimas ocho Copas, relegando a clubes tradicionales, como Baskonia o Unicaja, aunque algo no ha cambiado: la maldición del anfitrión.

No en casa

Cuando en 1984 el CAI Zaragoza levantó el trofeo en su Pabellón Príncipe Felipe, pocos esperaban que tuvieran que pasar 18 años para que el Baskonia hiciera lo propio. En total, tras 33 fases finales de Copa del Rey disputadas, solo en dos ocasiones el título se quedó en las vitrinas del organizador. Por ejemplo, el Madrid nunca la ha conquistado en la capital de España. El Gran Canaria conoce perfectamente esta maldición del anfitrión. Le ocurrió en 2015, cuando en el Gran Canaria Arena le tocó en suerte en cuartos de final un Joventut de Badalona que parecía una víctima propicia. Los badaloneses eliminaron a los grancanarios y, para más inri, con Sitapha Savané, ídolo amarillo, en sus filas.

Más allá de esta maldición, estamos ante un torneo que se presta al espectáculo y a sensacionales actuaciones individuales. En el recuerdo quedan los 44 puntos que Mark Davis, del CAI Zaragoza, anotó en la final de 1990, disputada, curiosamente, en Gran Canaria, con la que los maños ganaron el título ante el Joventut. Tampoco los 21 rebotes de Kevin McGee y Warren Kidd o las 16 asistencias repartidas por Pablo Prigioni, del Baskonia, en la edición de 2006. Entre todos ellos figura un canarista, Kostas Vasileiadis, que ostenta el récord de triples anotados en un solo partido del certamen. Cuando vestía la camiseta de Bilbao, anotó siete lanzamientos de tres puntos en el encuentro de cuartos de final que su equipo disputó con el Baskonia en 2011. Desgraciadamente, su equipo fue eliminado.

A la Copa del Rey de Gran Canaria 2018 acuden los dos jugadores en activo con más títulos. Felipe Reyes y Juan Carlos Navarro atesoran seis Copas cada uno y, lo que es aún más llamativo, la han jugado hasta en 18 ocasiones. El caso del interior del Real Madrid es poco habitual, porque lo ha hecho de manera consecutiva, con Estudiantes y su actual club; mientras que Navarro, que se perdió la edición de 2008 al estar jugando en la NBA, siempre acudió con la elástica del FC Barcelona.

Los canarios

Pero ¿qué opciones tiene el Iberostar Tenerife de dar la sorpresa hoy? El 20% si nos atenemos a los resultados de una encuesta realizada a los entrenadores de clubes no clasificados para el torneo. Velko Mrsic, de Bilbao, y Carlen Durán, de Joventut, apuntan a los aurinegros como club revelación del certamen. Además, Ibon Navarro, del UCAM Murcia, cree que Mateusz Ponitka puede ser el jugador que más sorprenda.

Será, sin duda alguna, y solo superada por la edición de Tenerife de 1987, la que más seguidores canaristas arrastre. Pese a que no es sencillo hacer un cálculo, ya que se han adquirido abonos de manera individual y entradas de día, solo los seguidores del Gran Canaria, que juegan en casa, y los de Baskonia, que desplazan a más de 1.000 desde Vitoria, superarán a los tinerfeños, casi 600.