Lucha canaria

Héctor Quintero, un cadete que deja huella en los terreros

El bregador del Chimbesque fue designado con el premio al mejor luchador del Torneo Alfredo Martín “El Palmero”, al ser el artífice del título de la selección de Tenerife

El bregador granadillero Héctor Quintero, en acción en un encuentro con el Club de Lucha Chimbesque de San Miguel./ DA

Si hay un jóven valor que está emergiendo en el deporte vernáculo es el bregador del CL Chimbesque de San Miguel, Héctor Quintero. Con 16 años cumple su segundo año como cadete. Su pasión por la Lucha Canaria arrancó cuando , “unos amigos de mis padres les dijeron porque no me apuntaban, que en el Chimbesque habían buenos entrenadores. Mis padres me llevaron y me gustó”.

El luchador sureño fue el principal protagonista de la gran final torneo Alfredo Martín “El Palmero”, que se adjudicó la selección de Tenerife frente a Gran Canaria en la muerte súbita, en un encuentro que finalizó con empate a 15 puntos, lo que obligó a una luchada de desempate que se resolvió con la victoria de Héctor sobre Jeremay Débora. El bregador, nacido en Granadilla de Abona, recuerda esa final celebrada en Igueste de Candelaria.

“La verdad es que nunca imaginé que mi actuación resultara decisiva. Ellos se pusieron con mucha ventaja, pero fuimos de menos a más, y logramos igualar la luchada. En la muerte súbita para desempatar, el seleccionador JaviLedesma confió en mi, y salió bien porque nos hicimos con el título”.

El joven luchador del Chimbesque aseguró que las mañas con las que se siente más a gusto son, “el toque por dentro, la cogida de muslo y el garabato”.

El espejo donde se mira Héctor Quintero son bregadores que militan en su propio club, como son los casos de Marcos Ledesma, Aday Barbuzano y Nauzet Martín. “Con ellos entreno todos los días y por eso me fijo más en sus bregas”.

El luchador sureño está empezando en el deporte vernáculo y sus aspiraciones son llegar lo más lejos posible. “Mi meta es llegar a lo máximo. Entreno y me preparo para ello”. Además, compagina el deporte con sus estudios. “Por las mañanas voy a clases y por las tardes a entrenar”.

Más noticias
El Gran Canaria quiere evitar la maldición del organizador

Uno de los que mejor conocen la capacidad como bregador de Héctor Quintero, es el mandador del CL Chimbesque, Tomás González, que no escatima elogios sobre su pupilo.

“Es un portento. Aparte de las condiciones que tiene, le gusta mucho entrenar, y si está destacando es porque se lo merece. Es un chico que le encanta lo que hace, que nunca se echa para atrás cuando está bregando. Jamás me ha dicho con este luchador no salgo. Si cae una vez, dos veces o tres veces con un contrario, me dice que sale él porque lo quiere tirar. Es un luchador valiente, y además es una bellísima persona. Para la edad que tiene es una persona madura, sabe lo que quiere, no falla a ningún entreno, y cuenta con el apoyo de sus padres que lo acompañan a todos lados. La verdad es que le auguro un gran futuro en la lucha canaria”.