deportes

Javier Campos: “Nunca me parecerá válido justificar el cobro de un acceso a un espacio natural con la excusa de su protección”

Explorador, documentalista y conferenciante, Campos está inmerso en un proyecto solidario de enorme calado: coronar 17 cumbres autonómicas para concienciar y sensibilizar a la población sobre la necesidad de recaudar fondos para la investigación oncológica

Javier Campos en el Parque Nacional Las Cañadas del Teide. | CEDIDA

Explorador multidisciplinar especializado en expediciones en solitario a montañas, regiones polares y grandes travesías. Conferenciante y escritor. Documentalista y productor audiovisual. Autor de varios libros. Ese es Javier Campos, quien está inmerso en un proyecto solidario de enorme calado: coronar 17 cumbres autonómicas para concienciar y sensibilizar a la población sobre la necesidad de recaudar fondos para la investigación oncológica. Recientemente visitó Tenerife para coronar el techo de España: El Teide. En exclusiva, atendió a DIARIO DE AVISOS.

-¿Incluyó a Tenerife dentro de su programa 17 cimas para vencer al cáncer. ¿Cómo ha sido esa experiencia de escalar el techo de España?

“La verdad es que ha sido sorprendente y muy emocionante. Llevo más de 30 años subiendo montañas por el mundo y no había estado todavía en el Teide. Ha sido un regalo de paisajes sorprendentes y gentes maravillosas. Seguro que no tardaré en volver.”

-Comente ese proyecto solidario que tiene entre manos

“El mundo de las expediciones tiene algo de egoísta. Luchamos por hacer realidad nuestros sueños pero con ello hacemos sufrir a los que nos quieren. Llevaba tiempo con la sensación de que podía hacer algo que fuera beneficioso para los demás y se nos ocurrió esta historia de las 17 cimas. Subir montañas para recaudar fondos destinados a la lucha contra el cáncer… Hacer lo que tanto me gusta y a la vez ser útil… Tiene toda la lógica”.

-Existe una importante discusión en la Isla por el método de ordenación que se le quiere dar al Parque Nacional del Teide. ¿Estos espacios naturales, tan sensibles en lo medioambiental, necesitan ser sobreprotegidos para que no se degraden?

“La palabra sobreprotegidos implica que no. Sobreproteger significa limitar por exceso. Creo que es fundamental mantener un control de las visitas, los usos que se hacen del medio natural, pero con criterio. Creo que es necesario el consenso y no hablo del consenso político, que suele estar alejado de la realidad. Los verdaderos agentes sociales de un área protegida deben ser los verdaderos conocedores de la zona. Hay mucho trabajo por hacer en esa línea y es fundamental escuchar todas las ideas”.

-¿Considera razonable que se cobre por acceder y hacer uso de espacios protegidos como el Parque Nacional del Teide?

“No. Nunca me parecerá un argumento válido justificar el cobro de un acceso a espacio natural con la excusa de la protección del mismo. Me parece un negocio, a duras penas encubierto.”

-¿En qué estado de conservación se encuentra el Teide?

“No puedo comparar con su estado histórico, pero lo encontré en un estado excelente. Envidiable desde la perspectiva de otras áreas que conozco bien”.

-¿Le ha dado tiempo de conocer algo más de la Isla, dado que Tenerife es mucho más que el Teide?

“Esta vez venía con un programa muy ajustado y no he podido hacer nada más, pero ya me he comprometido a una visita más general. Seguro que no me defraudará”.

-Esto de escalar ochomiles y hacer grandes expediciones antes estaba solo al alcance de unos pocos supermanes. Esto ha cambiado en los últimos años. La tendencia es otra en la actualidad. ¿Se le ha perdido el respeto a la montaña?

“Las tendencias no le pierden el respeto a la montaña. Son las personas las que lo hacen. Hay quien mantiene una relación correcta con sus proyectos y quien pierde la perspectiva. En cualquier caso, pienso que el aumento de accidentes tiene que ver básicamente con el mismo aumento en el número de practicantes. Es pura estadística”.

-¿No es una estupidez arriesgar una vida por el mero hecho de llegar al límite?

“Visto así de simple puede parecerlo. Sin embargo, solo aquellos que se han arriesgado a superar los límites de lo establecido han hecho evolucionar a la especie humana. Si Messner y Habeler no hubiesen escalado el Everest sin oxígeno en 1978 no sabríamos que el ser humano es capaz de algo semejante…”

-¿Qué opinión le merece deportistas como Kilian Jornet?
“Cada ciertos años aparece este tipo de superdotados. ¿Qué puedo decir? Respeto, admiración… Y el deseo de que sea consciente de que marca tendencias. No todos pueden hacer lo que él. Ser un referente genera una responsabilidad”.