Puerto de la Cruz

La ciudad salda su deuda con el científico Agustín de Betancourt

En el 260 aniversario de su nacimiento, el patriarca de la ingeniería europea es declarado Hijo Predilecto del Puerto de la Cruz gracias a una iniciativa impulsada por Isidoro Sánchez

Tras el acto institucional se realizó una ofrenda floral en el busto del célebre ingeniero en la plaza de la iglesia. DA

Como reza el dicho popular, ‘más vale tarde que nunca’ y finalmente ayer el Puerto de la Cruz saldó una deuda histórica con uno de sus ciudadanos más ilustres: Agustín de Betancourt y Molina, a quien declaró Hijo Predilecto del municipio gracias a una iniciativa impulsada por el exeurodiputado y concejal y actual representante de la Asociación para la Promoción Cultural de Canarias en Europa, Isidoro Sánchez.

Considerado como el patriarca de la ingeniería europea, el ingeniero portuense es venerado en muchos países que reconocen su impecable trayectoria pero también olvidado por sus mismos compatriotas. La Corporación municipal le rindió un homenaje “de justicia” en el 260 años de su nacimiento.

En acto tuvo lugar en el salón de plenos del Ayuntamiento y estuvo presidido por el alcalde, Lope Afonso; la concejal de Cultura, Sandra Rodríguez; el presidente de Honor de la Asociación Cultural Canaria Agustín de Betancourt y Molina, y descendiente directo de la familia, Juan Cullen; el presidente de esa misma entidad, el General Francisco José Santos Miñón, e Isidoro Sánchez, además de miembros de todos los grupos políticos en el Pleno, el Rector Magnífico de la Universidad de la Laguna, Antonio Martinón, y representantes de la Universidad Europea de Canarias (UEC), el Centro de Iniciativas Turísticas CIT) y el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEHC).

El secretario municipal leyó el acuerdo institucional mediante el cual el homenajeado recibió la distinción y a continuación Isidoro Sánchez nombró los méritos de Agustín de Betancourt, tanto intelectuales como pedagógicos y políticos. Entre los primeros, citó el haber construido la primera máquina de vapor de doble efecto, participó en la fundación del Museo Centra del Transporte Ferroviario en Rusia, donde también trabajó en el montaje de una nueva fábrica de papel moneda que permitió cambiar en 1820 los billetes que circulaban en el país.

Más noticias
Álvaro Arvelo: “En mi primera luchada con público me impresioné tanto, que estuve a punto de echarme a correr”

Entre sus méritos pedagógicos, destaca el haber creado el Cuerpo de Ingenieros de Vías y Comunicaciones y la Escuela de Caminos de Madrid, mientras que en el ámbito político participó en el movimiento intelectual de la Ilustración, conoció la Revolución Industrial, vivió la primera etapa de la Revolución Francesa y marchó a Rusia para trabajar con el zar Alejandro I.

Por su parte, Juan Cullen manifestó la gratitud en nombre de la familia Betancourt por el reconocimiento y contó detalles de su primera experiencia científica a los once años a la que asistió José de Viera y Clavijo según recoge el historiador José Agustín Álvarez Rixo en Anales del Puerto de la Cruz de La Orotava.

Al término del acto institucional, la Corporación y los invitados se trasladaron a la plaza de la iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia, donde se encuentra el busco del ingeniero para realizar una ofrenda floral. Por la noche tuvo lugar un concierto de piano en el Castillo de San Felipe a cargo de la artista rusa Natalia Nikolayeva dada la vinculación de Betancourt con este país.

La conmemoración del 260 aniversario continúa mañana a las 11.00 horas con una ruta en la que se dará a conocer el legado que el prestigioso ingeniero dejó en su ciudad natal. El broche final será el martes con la conferencia ‘El entorno histórico de Agustín de Betancourt y Molina’, a cargo de Carlos Puente Martín en el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias.

El más ilustre colaborador que jamás ha tenido Rusia

Cuando el expresidente de Rusia Mijail Gorbachov visitó España después de la Perestroyka, resumió de manera certera la estela de Agustín de Betancourt: “Llego a un país del que tengo inmejorables referencias, vengo a una España en la que nació el más ilustre colaborador que jamás ha tenido Rusia”.