adeje

Los primeros clientes llegan al “mejor hotel del mundo de 2018”, en Adeje

El Royal Hideaway Corales Resort, una imponente edificación del arquitecto tinerfeño Leonardo Omar, explotado por la cadena Barceló, ya ha abierto sus puertas en La Caleta (Adeje)

Su principal entrada es a través de una gran gruta natural | SERGIO MÉNDEZ

Está considerado “el mejor hotel del mundo que abrirá sus puertas en 2018”, según la prestigiosa revista británica Hotel Management International, que le concedió uno de sus valorados premios European Hospitality Awards. Desde el pasado lunes, el establecimiento que está llamado a marcar un antes y un después en el gran lujo vacacional ya ha comenzado a recibir sus primeros clientes en La Caleta (Adeje).

La imponente figura del Royal Hideaway Corales Resort, cuya explotación corre a cargo de la cadena Barceló, su estructura arquitectónica vanguardista y sus espacios verdes combinados con rocas frente al mar dejan boquiabiertos a los huéspedes, cuya primera sorpresa les aguarda en la recepción principal, a la que hay que acceder a través de una gran gruta de roca natural en la que se proyectan diferentes escenas de creación de la luna y las mareas en tiempo real a través de un programa informático, además de coladas de lava y otros elementos naturales identificativos de las Islas.

El hotel, de más de 400 metros de largo, con categoría de cinco estrellas gran lujo, cuenta con la particularidad de ofrecer dos edificios independientes, unidos por una gran plataforma en altura para diferenciar el turismo familiar del adulto. En ambos casos las habitaciones, los espacios comunes y los servicios han sido diseñados en función del perfil de los distintos segmentos de clientes, cuidando hasta el mínimo detalle.

Además de sus 603 habitaciones, con sus respectivas terrazas en las que priman las líneas uniformes, el blanco y el cristal, el hotel cuenta con 25 villas, 55 piscinas privadas en las propias habitaciones (de más de ocho metros de largo), 21 bañeras de hidromasaje exterior en las terrazas, seis restaurantes y zonas de baño con todas las comodidades imaginables.

El gran artífice del Royal Hideaway Corales Resort es el arquitecto tinerfeño Leonardo Omar, uno de los profesionales más valorados en Canarias, cuyas construcciones destacan por su integración en el paisaje, sus formas rectilíneas revestidas de blanco y, sobre todo, su funcionalidad.

Omar se mostraba ayer feliz tras comprobar cómo el trabajo de muchos años empieza a dar sus frutos. “Las señales que recibimos tras la apertura son muy favorables. Los primeros clientes nos transmiten opiniones muy positivas; el lunes, día del estreno, se ocuparon las primeras 20 habitaciones, hoy (por ayer) ya superamos las 40 y la próxima semana nos iremos por encima de los 300 huéspedes”, manifestó ayer a DIARIO DE AVISOS.

sm corales suite 11.jpg sm corales suite 05.jpg
<
>
El nuevo hotel adejero abarca un frente de más de 400 metros con forma de gran trasatlántico. | SERGIO MÉNDEZ

gran malpaís

A su juicio, la gran sorpresa es el malpaís creado en todo el frente hotelero y su simbiosis entre la roca y la vegetación. “Antes era un erial que había sido zona de cultivo y que hemos recuperado al propio paisaje. Toda la vegetación que baja del barranco se ha rescatado e introducido en el gran espacio verde, propiciando uno de los ámbitos más bonitos del hotel”, explicó Leonardo Omar, acompañado en todo momento por su lugarteniente Francisco Hernández, arquitecto técnico y jefe de la obra.

Ambos coincidieron en señalar que no hay un complejo hotelero de estas características arquitectónicas en las Islas. De hecho, existen múltiples ejemplos que así lo avalan, como el espectacular volado de 20 metros que separa la punta más alejada de una de las cubiertas principales y el último pilar de la estructura.