Sociedad

Médicos Sin Fronteras también detectó acoso sexual entre sus empleados

La ONG pide que no se confunda esta situación con los escándalos relativos a prostitución y abuso de menores que afectan a otras entidades

Médicos Sin Fronteras. / EP
Médicos Sin Fronteras. / EP

“Es necesario poner estos datos en contexto, que el público no confunda 24 casos con 24 orgías. El ejemplo de Oxfam es de una excepcionalidad absoluta. Hemos tenido nuestros casos y los hemos tenido que gestionar”, ha explicado en declaraciones a Europa Press, después de que la matriz francesa de la ONG haya reconocido este miércoles 14 de febrero a través de un comunicado que el año pasado detectó 24 casos de acoso o abuso sexual.

En concreto, en MSF España se recibieron 14 denuncias en 2017, de las cuales se tramitaron diez como comportamientos inadecuados: uno por discriminación, otro por ruptura de las reglas de seguridad, 2 por mala gestión de equipo y 6 confirmados como acoso sexual entre trabajadores de la ONG –desde comentarios inapropiados hasta tocamientos– aunque en ningún caso se produjo una violación.

CÓDIGO 24/20

De estos 6 casos, 4 resultaron en expulsión fulminante de la persona denunciada, de acuerdo con el ‘código 24/20’ que hace referencia a que el empleado despedido debe abandonar el proyecto en 24 horas con 20 kilos de maleta. Los 2 casos restantes recibieron apercibimientos por escrito –una segunda corrección disciplinaria deriva en despido–.

El presidente de MSF España ha indicado que no le consta que ninguno de estos 10 casos se pusiera en manos de la Justicia. Según el protocolo de la ONG, solo se inician procesos judiciales si la víctima así lo solicita. Si bien, también ha precisado que en muchos contextos “extremos” en los que trabajan “el sistema judicial simplemente no existe”.

En MSF España, todos los casos de acoso o abuso fueron internos, entre personal de la organización, mientras que, a nivel internacional, hubo dos casos que implicaban a beneficiarios, según los datos de Médicos Sin Fronteras.

NO COMPARABLE CON EL CASO DE OXFAM

En cualquier caso, ha insistido en que son casos que “no tienen comparación posible” con el de Oxfam Reino Unido. “Un escenario como ese en Médicos Sin Fronteras, a día de hoy, es imposible, no puede pasar por los mecanismos internos que tenemos en la organización”, ha subrayado.

Para evitar estos comportamientos, la ONG cuenta desde hace más de una década con un Comité de Comportamiento que dispone de una dirección de email donde todos los trabajadores de MSF y beneficiarios pueden enviar una queja que no pasa por la jerarquía de la organización sino que es gestionada directamente por el Comité, formado por personal de diferentes departamentos –operaciones, RRHH, departamento médico–, que realiza una investigación interna y emite una recomendación, siempre salvaguardando la intimidad de las víctimas.

También cuentan desde hace unos tres años con una persona que se dedica a tiempo completo a visitar todas las misiones para verificar que las políticas de prevención y seguimiento de los protocolos están implementados. Asimismo, a nivel interseccional, hay un comité internacional que se dedica a analizar las estadísticas, las casuísticas y las mejores prácticas. Igualmente, en las diferentes formaciones, hay un módulo de RRHH donde se dan a conocer los mecanismos y procedimientos de la ONG. “Tenemos una batería bastante sólida”, ha asegurado Noguera.

En caso de que se produzca un caso de acoso o abuso y se despida al trabajador denunciado, la ONG cuenta con un código específico a nivel interno (‘Ne doit pas plus sortir’) por el que los diferentes Médicos sin Fronteras pueden compartir información para que esa persona que ha sido expulsada por un comportamiento inadecuado no pueda volver a ser contratada en la organización.

Sin embargo, Noguera explica que no están autorizados a compartir esta información fuera de Médicos Sin Fronteras por la Ley de Protección de Datos. Si bien, en el caso de que otra ONG les solicitara información sobre uno de los despedidos podrían informar que esta persona “no sale más” con Médicos Sin Fronteras “por motivos disciplinarios” aunque no pueden compartir la casuística.

6.600 TRABAJADORES EN MSF ESPAÑA

Noguera ha precisado que “casos negativos van a seguir sucediendo” y que esto “es imposible de evitar” en organizaciones con tantos trabajadores –42.000 en MSF a nivel internacional y 6.600 en MSF España–.

“Cero casos no existen, no puedo comprometerme a que en un grupo de 42.000 personas que hay en Médicos Sin Fronteras no haya episodios de esta naturaleza pero sí hacemos todo lo posible para minimizar estos escenarios y crear un ambiente seguro y de cero tolerancia a este tipo de prácticas”, ha afirmado.

Finalmente, ha pedido a sus socios que sigan confiando en la ONG porque “la inmensa mayoría de trabajadores están comprometidos con la misión social de esta organización” frente a un “porcentaje ínfimo”. “Hacer una extrapolación de comportamientos individuales absolutamente denunciables es un ejercicio excesivo”, ha subrayado, al tiempo que ha invitado a las posibles futuras víctimas de comportamientos como estos a denunciar.