Verdad y mentira en la política

La editorial Página indómita acaba de publicar un nuevo libro de Hannah Arendt, Verdad y mentira en la política, en el que se recogen dos breves trabajos de la famosa filósofa judía

Persona y centro político

Ahora que los populismos están de moda, el centro, el espacio de la moderación, vuelve, especialmente tras la victoria de Macron en Francia, a primera plana y de nuevo es menester explicar sus postulados y rasgos característicos

La intervención pública

Tanta intervención como sea imprescindible y tanta libertad solidaria como sea posible es una famosa máxima que se hizo célebre entre los profesores de la Escuela de Friburgo a mediados del siglo pasado

Libertad y respeto

Una de las características del pensamiento abierto, plural, dinámico y complementario, es el respeto a la libertad de las personas para expresarse y manifestarse de acuerdo con sus puntos de vistas siempre, claro está, que no ofendan sensibilidades de terceros o que supongan una incitación al odio o al delito.

Poder y corrupción

Como dice un proverbio chino, el poder es el mayor enemigo de su dueño. El poder permite hacer grandes cosas por la colectividad, pues, como sentenció Shakespeare, “los hombres poderosos tienen manos que alcanzan lejos”

El Estado solidario

El dilema entre intervención y libertad, entre Estado e iniciativa social, tantas veces ficticio e irreal, conduce a esa polémica, hoy tan actual, entre el pensamiento único y el pensamiento complementario

La libertad solidaria

La tesis de la libertad solidaria permite comprender mejor la esencia del Estado social y democrático de derecho, institución promotora de derechos fundamentales y remoción de obstáculos que impidan su efectividad.

La eficiencia en política

Quien tenga o haya tenido experiencia política sabrá que la tensión entre eficiencia y juridicidad, o, si se quiere, la tensión entre juridicidad, servicio objetivo a los ciudadanos y eficiencia es una realidad del gobierno y dirección de instituciones públicas

La corrupción, de nuevo

La última entrega del CIS vuelve a registrar una subida de la corrupción como asunto que preocupa a los ciudadanos