Amancio Ortega y Lenin

Un sector de la izquierda española está enloquecido e instalado en el disparate y el surrealismo

El borrón y la cuenta

El jueves pasado se cumplieron cuarenta años de las primeras elecciones democráticas posteriores al régimen franquista

Amancio Ortega y Lenin

Un sector de la izquierda española está enloquecido e instalado en el disparate y el surrealismo. Más allá de un sectarismo extremo, muestra un rencor delirante y una fijación de ideas que lo incapacitan para conectar con la realidad

Diferencias

La mayoría de los medios españoles no permitió que el nuevo atentado de Londres restara protagonismo a la victoria europea del Real Madrid: las audiencias mandan

Sánchez: el regreso

Todos los dirigentes socialistas, incluyendo los candidatos derrotados en las primarias para la Secretaría General, y también el vencedor, insisten mucho en la unidad y en lo que llaman coser las rotas costuras del partido

El regreso

Todos los dirigentes socialistas, incluyendo los candidatos derrotados en las primarias para la Secretaría General, y también el vencedor, insisten mucho en la unidad y en lo que llaman coser las rotas costuras del partido

La copia

El jueves pasado escribíamos que, a la vista del número de avales presentados, parecía que Susana Díaz podía ser la probable vencedora en las -crispadas- elecciones primarias del PSOE. Y añadíamos que la victoria de cualquiera de los dos candidatos principales produciría una insalvable fractura interna en el partido; y podría ser el principio del fin

En principio

Desde su fundación, el PSOE nunca fue un partido socialdemócrata al modo del partido alemán o del laborista británico

¿Aquí puedo contar lo que pienso, verdad?

Esta es la pregunta que Miguel Ángel Heredia, el secretario del grupo parlamentario Socialista en el Congreso y hombre de confianza de Susana Díaz, se hacía el pasado mes de noviembre en una reunión con unos treinta militantes de las Juventudes Socialistas de Málaga

Hipocresía democrática

La dictadura de lo políticamente correcto se ha instalado en las democracias, y no solo en la española