Pasado y futuro electoral

Los tribunales españoles están politizados e intervenidos en muchas ocasiones por los políticos, pero la politización actúa en las dos direcciones

¿Volver a empezar?

Cuando la diputada de Coalición Canaria anunció que cambiaba su voto negativo a la moción de censura por la abstención, y empezó a dirigirse a Pedro Sánchez como si ya fuera el presidente del Gobierno y no el candidato, y a recordarle lo bien que se han llevado en el pasado y lo buena que es Coalición colaborando con los socialistas, estuvimos seguros de cuál iba a ser el voto de los vascos

La censura de la moción

Sí, la moción de censura se llama “moción”, porque es una iniciativa parlamentaria, mientras la cuestión de confianza es eso, una pregunta o cuestión que el Gobierno le hace al

¿Poder Judicial?

En un ambiente populista de revuelta antiinstitucional, las multitudes disconformes con la sentencia -condenatoria- de La Manada han salido a la calle pidiendo la cabeza de los jueces

Amigos y enemigos

Lo primero que llama la atención en la dura respuesta del feminismo español a la sentencia del juicio de La Manada es que su intensidad y duración ha sido muy superior a las protestas que se producen cuando alguna mujer es asesinada en un episodio de violencia de género

El problema singular

Uno de los elementos fundamentales del Estado de Derecho es la separación de poderes. Y esa separación significa, entre otras cosas, un Poder Judicial independiente, compuesto de jueces también independientes

La lista regional

El problema más importante y definitorio del sistema electoral autonómico canario lo constituye la ausencia de una circunscripción comunitaria o lista regional

Insultos a la inteligencia

Hemos de reconocer que nuestros políticos tienen una capacidad casi infinita para liar las cosas y para inventar un problema -o varios- para cada solución

Hasta que no se demuestre

En el lamentable asunto del máster de Cristina Cifuentes se impone una primera reflexión. Cabe preguntarse por qué nuestros políticos se afanan en exhibir títulos académicos, y le conceden tanta

En la frente

Es preciso reconocer -y aceptar- que el Tribunal Superior del land alemán de Schleswig-Holstein ha propinado una bofetada pública y notoria al juez Pablo Llarena y, de paso, a la Justicia española