Mar de sueños

Amanece un día cualquiera en el valle. Domina los cielos el sol, el cual acaricia la tierra como novio mimoso despertando a su amada

El secreto de falca

En ocasiones pienso que Falca no existe, que es un invento mío, resultado de una pesadilla en una noche febril. Porque es una isla extraña y llena de espejismos lo que hace que, tras muchos años de hacerle visitas

El islote (Drama en tres actos)

Era una imperfección en la superficie del agua. Un buen día el magma del interior de la tierra, hace millones de años, había decidido echar un vistazo por encima de las ondas más o menos tranquilas de algún océano

El concierto

Hay mucha gente a la que le gusta ir a los conciertos de la llamada “música seria”

Las flores del eucalipto

Allá, entre los árboles del bosque, cerca de las cumbres donde los alisios dejan su húmeda carga, escondida y sucia, estaba la casa

La urgencia

Creo que ya he contado en alguna ocasión las condiciones en que se desenvolvía la sanidad en mi pueblo allá por los años 60 del pasado siglo.

El valle del castaño

Realmente hubiese tenido que llamarse “el valle de los castaños”, pues en aquel aislado lugar de aquel montañoso país perdido en un atlas geográfico inexistente, cual Shangri La, no había más que castaños, enormes masas de árboles que cada otoño depositaban ingentes cantidades de fruto a los pies de los habitantes del valle.

El valle del castaño

Realmente hubiese tenido que llamarse “el valle de los castaños”, pues en aquel aislado lugar de aquel montañoso país perdido en un atlas geográfico inexistente, cual Shangri La

Núñez

Núñez era un meapilas y un charlatán. O un charlatán y un meapilas.

Epitalamio

Los novios, los padres de los novios, los tíos de los padres de los novios, suelen decir que organizar una boda sin que parezca el clásico bodorrio tiene una elaboración difícil