Un Polígono sin ley ni dueño

Un Polígono sin ley ni dueño

Cuatro años después de la recepción por parte de los ayuntamientos de Candelaria, Güímar y Arafo y tras una rehabilitación que costó nueve millones de euros, la zona presenta un lamentable aspecto de abandono