¡Ay, Cordera!

¡Ay, Cordera! No te me asustes por verme así, irrumpiendo en medio de tus sueños con esta garrota y dirigiéndome a ti con este gemido.