Descubren nuevas propiedades de las aguas del Charco Verde

Un estudio con ratones revela propiedades que estimulan el sistema nervioso central, por lo que podría utilizarse para tratar depresiones

El pozo del Charco Verde. | DA

Las evidencias científicas que avalan que las aguas del pozo del Charco Verde conservan las propiedades que en el pasado las hicieron famosas por sus cualidades terapéuticas siguen apareciendo. Un nuevo estudio, presentado en el XIX Congreso de la Sociedad Española de Hidrología Médica celebrado en Marchena, y publicado en la revista de esta entidad, arroja, entre otras conclusiones, que “las aguas clorurado-sódicas del Charco Verde, se comportan como estimulantes del sistema nervioso central cuando son administradas por vía oral, lo que implica su posible utilidad en diversos estados depresivos”.

Así las cosas, a las propiedades que hasta ahora se habían descrito para estas aguas, relacionadas con el tratamiento de patologías como reumatismo crónico, artritis, artrosis, psoriasis, afecciones de la piel, alergias, esguinces, recuperación de fracturas, etc, hay que añadir también estas cualidades para el tratamiento psicológico.

El trabajo, titulado Screening farmacológico de las aguas del Charco Verde, está realizado por Eduardo Navarro, responsable de la Unidad de Hidrología Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna, y Luis Sarbelio Fernández, del Instituto de Hidrología y Climatología Médicas de Canarias, que han trabajado de forma conjunta en otras investigaciones anteriores sobre las propiedades de estas aguas. En esta ocasión también intervienen como colaboradores Iván Duque Lorenzo y Josefina Alonso Díaz, pertenecientes también al mencionado Instituto. Cabe destacar además que el empeño de Luis Sarbelio y Eduardo Navarro ha permitido recuperar el interés por estas aguas, desde el campo de la investigación científica, y su posible utilización como un recurso terapéutico y turístico que permanecía en el olvido.

En este trabajo, además de realizar un estudio sobre los parámetros físico-químicos y componentes mineralizadores de las aguas del Charco Verde, hacen un cribado farmacológico de la actividad conductual, neurológica y autonómica de las aguas del Charco Verde, utilizando dos tipos de test diferenciados en ratones.

La actividad de las aguas minero -medicinales del Charco Verde sobre el sistema nervioso central, valorada con los test realizados en los ratones, “revela una acción estimulante”, que explican que se manifiesta por el aumento de la actividad locomotora y del tono motor, así como por el “aumento de los movimientos espontáneos y del tono muscular, sin pérdida del reflejo de enderezamiento”.

Una actividad estimulante las de estas aguas que también ha sido descrita para las aguas de la Fuente Santa y la del Pozo de la Salud, en El Hierro, en otros estudios elaborados por el propio Eduardo Navarro.