Jairo Restrepo: “La agricultura ecológica no existe”

Jairo Restrepo, el gurú de la agricultura orgánica, está en La Palma impartiendo un curso. Este ingeniero colombiano propone echar la vista atrás y mirar cómo cultivaban la tierra los antepasados

Jairo Restrepo, en La Palma. | D. S.

Jairo Restrepo, el gurú de la agricultura orgánica, está en La Palma impartiendo un curso. Este ingeniero colombiano propone echar la vista atrás y mirar cómo cultivaban la tierra los antepasados, sin menospreciar los avances técnicos, pero haciendo prevalecer una ética de la que se ha desprendido el mercado. No es un teórico de salón. Llega a la entrevista con los pantalones manchados de trabajar en el campo y una camisa con el diseño de su página web: Mierda de vaca.

– ¿Por qué mierda de vaca?
“Con mierda de vaca y agua no hay cosecha que se pierda. La mierda es una revolución. ¿Por qué? Porque siempre los campesinos están haciendo agricultura volviendo al futuro”.

– ¿Cómo volver al futuro?
“Volver significa tomar los conocimientos de los campesinos y, con futuro, aprovechando las tecnologías. La agricultura orgánica no niega la tecnología, sino que la decodifica para llevarla al saber del campo”.

– ¿Qué ha fallado para que haya que mirar atrás?
“Han fallado las dos últimas generaciones de ingenieros agrónomos y médicos. Si las elimináramos, la agricultura mejoraría y la salud de la población también. Han fallado los sistemas de educación, investigación y extensión rural. Eso ha hecho feliz a la agroindustria”.

– ¿La industrialización ha perjudicado a la agricultura ?
“La agroindustria lo que quiere tener es menos de medio por ciento de la población en el campo y lo está consiguiendo. Se utilizan mecanismos de represión para desocuparlo, como la mecanización, automatización, desplazando al hombre del campo, convirtiéndolo en mano de obra barata y fácil ”.

– ¿Cuáles son los principios de la agricultura orgánica?
“Maximizar los recursos del interior de cada propiedad y buscar la máxima independencia externa. Un principio innegociable es el respeto por la vida, cero aplicación de venenos”.

– ¿Se ha abusado mucho de los químicos?
“El problema de los venenos no es el abuso, es el uso”.

– Es su segunda estancia en La Palma. ¿Qué sensación tiene de la isla?
“La sensación que me llevo es que es una isla con todos los privilegios, pero que hay que redescubrir para volver al futuro. Redescubrir el origen biológico de esta bella isla. Si fuera rector de un instituto le diría a los agrónomos que las vacas tienen dos agujeros y los metería a todos por uno de ellos, no te voy a decir cuál. Ahí redescubriríamos qué es la fundación de la microbiología en esta isla. Podemos ir a buscar la reconquista de una isla en el rumen (estómago) de una vaca. En el rumen de una vaca está toda la historia de esta isla”.

– ¿Qué propondría en La Palma para el plátano?
“Aprovechar al máximo la materia orgánica que producen y dejar la torpeza de botarla en un precipicio”.

– Ha habido iniciativas para fabricar derivados como compotas, pero no han prosperado.
“Tal vez ha habido cálculos mal hechos de malos negocios, porque la gente es lo que anda buscando. En la agricultura orgánica primero están los valores y después los negocios. La vida no es un negocio, la vida hay que disfrutarla”.

– ¿Cómo aprovechar más el cultivo de los plátanos?
“Se puede aprovechar capacitando a los técnicos. En América Latina se produce mucho plátano y los desechos se los queda la gente para hacer abonos orgánicos, y aquí los botan, y lo que todavía es peor, pagan para botarlos”.

– ¿Cree que La Palma podría autoabastecerse con lo que produce, ser independiente?
“La especie humana no tiene autonomía. Tiene dependencia del sol. Estómago es sol y la isla tiene sol. La Palma puede ser mucho más independiente que otros lugares de España y otras islas que son más desérticas. Esta isla tiene de todo. Si me dan el pasaporte, nos venimos para acá. Aquí pueden hacer no agricultura ecológica, sino geológica. Es más cercana a la realidad de La Palma la agricultura geológica que la ecológica. La agricultura ecológica no existe. Ecología es dejar las cosas como están y la agricultura es un invento humano, por la tanto viola la ecología. La agricultura geológica aprovecha el potencial de los minerales y es más barata, porque aprovecha la habilidad y la capacidad de carga de la geología. La agricultura ecológica no consulta el suelo. Para colocar plátanos tú consultas cómo está la PAC y los subsidios, no el suelo. La geológica sí lo hace”.

– Creía que la orgánica era lo mismo o algo parecido a la agricultura ecológica. ¿No lo es?
“No es lo mismo. Hoy la agricultura ecológica es una moda. Es como cambiar de traje. Tan de moda que tiene normas. La ecología no necesita normas, tiene principios biológicos. Las normas son torpes. Es una marca al servicio de la industria”.

– ¿Recomendaría a un hijo suyo ser agricultor o preferiría que se dedicara a otra cosa?
“La cosa más completa de un ser humano es producir con dignidad. Entonces la agricultura es la profesión más digna, de la que nadie está desvinculado. Toda la situación del mundo y del ser humano pasa por la agricultura. No hay estómago que no coma”.