microalgas en canarias

“Es innegable la relación entre cianobacterias y aguas residuales”

El doctor en Ciencias del Mar y 15 años profesor de Contaminación Marina en la Ulpgc no alberga “ninguna duda” de que las aguas fecales influyen en la proliferación de ‘microalgas’

Playa en Tenerife con bancos de cianobacterias donde se desaconseja el baño; en foto inserta, Jesús Cisneros. A. G.
Playa en Tenerife con bancos de cianobacterias donde se desaconseja el baño; en foto inserta, Jesús Cisneros. A. G.

El doctor en Ciencias del Mar, Jesús Cisneros, desde hace 15 años profesor de Contaminación Marina y Oceanografía Costera en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (Ulpgc), consideró ayer “innegable” la relación entre vertidos de aguas residuales y la proliferación de las conocidas como microalgas (en realidad, para los científicos, cianobacterias), que han manchado de marrón algunas zonas de las costas canarias.

Apartándose de la tesis defendida por el Gobierno canario y el Cabildo de Tenerife, y coincidiendo con la del subdelegado del Gobierno, Cisneros se mostró “convencido” y sin “ninguna duda” de que la vinculación existe, pues estos microorganismos “encuentran en nuestras costas los nutrientes necesarios” por las aguas residuales que se vierten con nula o insuficiente depuración. A ello se unen, añadió, factores meteorológicos atribuidos al cambio climático (subida de la temperatura del agua, poco viento, mar en calma y calima que aporta hierro al océano). “También con las medusas se negaba la relación entre su proliferación y la acción humana, y nadie lo discute ya”, apuntó el investigador.

Señaló que hace 12 años ya advirtió del problema que suponía la mala gestión de las aguas residuales en las Islas, que causan la abundancia de algas, microalgas y cianobacterias, y se preguntó que “si ya tenemos tres tipos” de estos últimos microorganismos en Canarias “asociados a vertidos, ¿por qué en este caso vamos a descartar de antemano la relación?”. A su juicio, zanjar el debate científico con que la Trichodesmium erythraeum, la cianobacteria que causa las manchas marrones en Canarias, no necesita el nitrógeno porque lo sintetiza del aire, es obviar que “le hacen falta más nutrientes, como fósforo, metales… y los obtiene de las aguas residuales”. Este experto mantuvo que, si bien la calima trae hierro, este mineral también está presente en las aguas residuales en cantidad superior en varios órdenes de magnitud a la concentración habitual en el mar.

Corroboró Cisneros que en el mundo hay líneas de investigación que concluyen la relación directa entre contaminación y floraciones de estos microorganismos, y que si no hay más investigaciones al respecto es “porque las Administraciones públicas ocultan el problema, lo meten bajo la alfombra, en lugar de afrontarlo”. Por ello, recomendó que “se tome al fin conciencia en Canarias” y en islas como Tenerife, “líder absoluto en vertidos sin depurar”, y “se admita el fracaso en la gestión de aguas residuales”, de modo que se acometan las inversiones necesarias. Sin embargo, rechazó “grandes depuradoras lejos de núcleos urbanos” y defendió que hay métodos de depuración con mucho menos coste y sin grandes obras civiles.