Arona

Un estudio revela niveles de contaminación alarmantes por plástico en la costa sureste

El primer análisis de estas características, realizado por alumnos del IES Los Cristianos, localiza los mayores focos de residuos en las playas bañadas por las corrientes marinas procedentes del Norte

Restos de plásticos sobre la arena en la costa del municipio de Arico empujados por la marea. DA
Restos de plásticos sobre la arena en la costa del municipio de Arico empujados por la marea. DA

Un estudio realizado por alumnos del IES Los Cristianos, que será presentado el 12 de junio en el II Congreso de Proyectos Globe en la sede de Caixabank, en la capital tinerfeña, revela un preocupante nivel de contaminación por plásticos en la costa sureste de Tenerife.

Las muestras recogidas por los estudiantes en cinco zonas de baño del Porís de Abona, El Médano y Los Cristianos varían considerablemente en función de la orientación de la playa, de tal forma que las expuestas a los alisios son las que registran una notable presencia de residuos arrastrados por la corriente oceánica del norte, mientras que en las zonas abiertas al suroeste, como es el caso de Los Cristianos, apenas se han detectado restos de este material.

El caso más inquietante es la playa del Porís de Abona situada junto al faro, donde se han recogido valores máximos de hasta 679 gramos por metro cuadrado de microplásticos (menos de 5 milímetros) y 1.112 de macroplásticos, datos en ambos casos muy por encima de cualquier estudio realizado hasta ahora en el resto de islas.

En cambio, en otra playa, a solo un kilómetro de distancia, orientada a sotavento, es decir donde no llegan directamente las corrientes marinas del norte, apenas se ha detectado contaminación.

Varias alumnas separan y analizan las muestras en el laboratorio del Instituto. DA
Varias alumnas separan y analizan las muestras en el laboratorio del Instituto. DA

En Leocadio Machado (El Médano), se registraron valores máximos de 296 gramos por metro cuadrado de microplásticos y 277 de macroplásticos, mientras que la playa del mismo núcleo costero acusó valores ínfimos. En Los Cristianos, ya en la vertiente suroeste, las muestras fueron prácticamente imperceptibles.

En el estudio han participado 60 estudiantes, de entre 16 y 18 años, que cursan primero y segundo de Bachillerato de Ciencias y alumnos de Formación Profesional Básica Adaptada, que padecen alguna discapacidad, y ha sido dirigido por Javier Reyes, profesor del departamento de Biología del centro, que destacó la rigurosidad del análisis (el muestreo se ha realizado en transectos de 50 metros en los límites de marea baja, media y alta, mediante el empleo de cuadrantes), que demuestra, a su juicio, que los centros educativos pueden aportar datos con calidad científica sobre aspectos como la contaminación por plásticos, “donde prácticamente no existe nada publicado sobre las islas occidentales”.

Respecto a los resultados del análisis de las muestras en el laboratorio del instituto, Reyes destacó “los altos niveles de contaminación registrados en la costa del sureste de Tenerife, que superan con creces los detectados en otras islas del Archipiélago”. Asimismo, subrayó que “estamos no sólo ante un problema paisajístico o medioambiental, sino también ante un factor que afecta a la salud por la presencia de los nanoplásticos, que son micropartículas inferiores a una micra que ingieren los organismos marinos que acabamos comiéndonos”.

Javier Reyes y sus alumnos ya piensan para el próximo año en ampliar el estudio sobre la contaminación de plásticos a tierra firme.

Estudiantes del IES Los Cristianos examinan algunos restos localizados en El Porís de Abona. DA
Estudiantes del IES Los Cristianos examinan algunos restos localizados en El Porís de Abona. DA