TURISMO

María Victoria López, directora general de GF Hoteles: “El hotel GF Victoria marca la senda del presente y el futuro: la sostenibilidad”

Abrió sus puertas hace dos meses, aunque su inauguración oficial se produjo el pasado miércoles en una ceremonia a la que asistieron 400 invitados. La construcción del hotel GF Victoria en Costa Adeje supone la mayor inversión del Grupo Fedola en sus 60 años de historia, con más de 100 millones de euros, y se ...read more →

María Victoria López, directora general del Grupo Fedola. | DA
María Victoria López, directora general de GF Hoteles. | Foto: Sergio Méndez

Abrió sus puertas hace dos meses, aunque su inauguración oficial se produjo el pasado miércoles en una ceremonia a la que asistieron 400 invitados. La construcción del hotel GF Victoria en Costa Adeje supone la mayor inversión del Grupo Fedola en sus 60 años de historia, con más de 100 millones de euros, y se convierte en el cuarto establecimiento hotelero de la compañía en Adeje, municipio en el que ya cuenta con 4.000 camas. Es la guinda de un holding empresarial de capital exclusivamente canario formado por 15 empresas y 20 marcas y que da trabajo a más de 1.200 personas.

-La joya de la corona de Fedola lleva su nombre…
“Buscábamos un nombre sencillo, fácil de recordar y que fuera reconocido internacionalmente. La familia quiso que se asociara el nombre del hotel con el de la directora general, pero no fue tanto por devoción del padre a la hija” (sonríe).

-Su denominación le viene como anillo al dedo, porque no deja de ser una victoria su construcción después de sortear la moratoria, lo que requirió la aprobación del Parlamento atendiendo un criterio de excepcionalidad, y la crisis económica. ¿Vio peligrar su sueño?
“Sí, porque estuvimos cinco años de despacho en despacho presentando el proyecto con mucha ilusión y ningún partido inicialmente se comprometía a llevarlo al Parlamento. Nunca nos planteamos tirar la toalla, pero sufrimos con la posibilidad de que no saliera. De hecho salió adelante con una mayoría muy justa en la Cámara. Aquellos días ni dormíamos. En aquel momento el sector turístico entraba en un bache y decidimos esperar, hasta que en mayo de 2014, cuando empezaba a escampar un poco la crisis económica, retomamos el proyecto y comenzamos las obras, gracias a un crédito del Banco Sabadell, que apostó por la familia”.

-El Grupo Fedola cuenta con otros tres establecimientos en el Sur y uno en el Puerto de la Cruz. ¿Cómo surgió la idea de construir un hotel ecológico y de gran lujo en la zona más selecta de Costa Adeje?
“Cuatro años antes empezamos a implantar medidas de sostenibilidad en los otros hoteles. Lo teníamos claro, aunque nos ha costado mucho dinero porque los materiales son más caros. A medida que ha pasado el tiempo y la propia tecnología ha ido evolucionando, hemos añadido nuevos elementos”.

-En la inauguración recordó que este es el proyecto más ambicioso de Fedola, pero también dijo que esperaba que hubiera “muchos más”. ¿Ya piensan en nuevos retos?
“No, no. Somos muy prudentes. La inversión del GF Victoria supera los 100 millones de euros, una cantidad que aún debemos en gran parte. Somos una generación joven y el futuro no sabemos lo que nos deparará, pero cuando no estamos plenamente seguros a la hora de invertir, no damos el paso. Ahora nos volcamos en este hotel, que no es fácil de colocar en el mercado. Estamos en fase de darlo a conocer con una oferta fantástica dirigida sobre todo a los canarios. Nuestra mejor promoción es que vengan a conocernos y que disfruten de las instalaciones y el servicio”.

-“La riqueza de esta empresa está en la familia, que es el gran pilar”, aseguró en la inauguración el presidente de la compañía. ¿Cómo definiría la figura de su padre?
“Él es el gran pilar. Nunca ha perdido la humildad de sus orígenes. No es amigo de los estatus y se siente más a gusto rodeado de trabajadores, a los que llama compañeros, que asistiendo a actos solemnes con presencia de autoridades. Es muy campechano, pero esa humildad que le caracteriza no está reñida con la exigencia y con el rechazo a la mediocridad. Él nos inculca que si las cosas se pueden hacer mejor, hay que hacerlas mejor. Saca la versión óptima de las personas sin necesidad de mostrar ningún lado negativo. Siempre dice que hay que dar las gracias a nuestros trabajadores porque ofrecen lo mejor que saben hacer para nosotros. La palabra gracias él la pronuncia de forma individual, por eso la repite tanto. Cualquiera que lo conoce se enamora de su forma de ser”.

-¿Cómo se consigue formar un holding de 15 empresas, 20 marcas y dar trabajo a más de 1.200 empleados conservando la estructura familiar de arriba abajo y sin socios externos?
“Con la máxima implicación de la familia y porque quienes están con nosotros nos ven como un trabajador más. No nos consideramos dueños de la empresa, sino un eslabón de una gran cadena, y eso provoca que la gente se comprometa, porque saben que no les vamos a fallar. Con la crisis lo pasamos mal, pero nunca le fallamos a un empleado. El truco está en nuestra gente. El 90% de los líderes del Grupo Fedola han crecido dentro de la casa. Contamos con personas que empezaron como ayudantes de auxiliar administrativo y ahora son los directores financieros de nuestro grupo, y quienes comenzaron haciendo compras, ahora son gerentes de la cadena hotelera”.

-El GF Victoria es un referente internacional en sostenibilidad, con el 90% de su consumo proveniente de fuentes renovables. ¿Está marcando el camino a los hoteles del futuro?
“Del futuro y del presente. Ya vemos en el sector turístico muchos empresarios canarios preocupados por lo que pueden hacer y se comienzan a implantar medidas. Ese es el camino y en ese sentido el GF Victoria quiere ser un ejemplo. Por aquí vienen estudiantes de diferentes universidades y recibimos visitas de institutos interesados en nuestra apuesta por la sostenibilidad”.

-¿Detectan en los últimos años que los clientes empiezan a demandar hoteles responsables en materia de medio ambiente?
“Sin duda, y además participan. Acabamos de crear en la empresa una aplicación que le da la posibilidad al propio cliente de saber cuál ha sido su huella de carbono durante su estancia, algo que valoran mucho, especialmente los turistas procedentes del norte de Europa, que tienen una gran conciencia medioambiental”.

-El GF Victoria se aleja de convencionalismos y de entrada sorprende con una fachada en la que predominan las formas redondeadas que dan paso a una mezcla de estilos en el resto del edificio. ¿Cómo lo definiría arquitectónicamente?
“Yo diría que es un hotel vanguardista y acogedor que inspira libertad desde que cruzas la entrada, con mucha luz y amplios espacios. Por fuera hemos empleado materiales innovadores con elementos arquitectónicos únicos, entre ellos la enorme cubierta vegetal vertical que se autorriega con el rocío de la noche y la piscina a siete plantas de altura con paredes y fondo de cristal visible desde la calle”.

-No será esa la piscina nudista…
(Risas) “No, en ese caso tendríamos que cerrar el tráfico porque podríamos causar algún accidente. La piscina es un reclamo, pero la sensación de vértigo impresiona”.

-Es un hotel ideado para que el cliente encuentre confort, descanso y diversión. ¿Qué actividades destacaría en su propuesta para todos los públicos?
“El ocio está pensado para todos los miembros de la familia. Hay zonas para adultos y a los padres les ofrecemos la posibilidad de cuidarles a sus hijos, incluso bebés, mientras ellos disfrutan. Los niños también se lo pasan en grande. Hace unos días una pareja de Santa Cruz nos dijo que, tras abandonar el hotel, su hija no paró de llorar hasta que llegaron al Polígono de Granadilla. Aquí pueden hacer surf, lanzarse en tirolinas, visitar las casas de los árboles, tirarse por un tobogán desde siete metros de altura, disfrutar de las piscinas, jacuzzis, del spa familiar, de un jardín japonés y un largo etcétera”.

-Lleva dos meses abierto en una época, a las puertas del verano, en la que tradicionalmente la llegada de turistas se resiente. ¿Qué previsiones de ocupación manejan a corto y medio plazo?
“En verano no estaremos llenos, pero alcanzaremos una ocupación razonable, fundamentalmente de españoles. Ahora estamos centrados en la campaña de marketing para el invierno dirigida, sobre todo, a británicos y alemanes”.

-¿Le preocupa que la cifra de llegadas de turistas extranjeros haya descendido en los últimos meses respecto al año pasado?
“Sin duda, y los hoteles de cinco estrellas somos los que vamos a sufrir más ese descenso. Estamos notando que nos empieza a costar un poco más de la cuenta conquistar ese turismo, como consecuencia del resurgimiento de otros destinos, y por eso lanzamos ofertas. Sinceramente, no escondo un cierto temor ante la posibilidad de que volvamos a suplicar por un avión de turistas. En cualquier caso, creo que hemos sembrado, con la modernización de la planta hotelera, y hemos fidelizado a muchos clientes que no nos van a abandonar”.

-Hoteles como el GF Victoria contribuyen a prestigiar la marca turística de Tenerife y de Canarias. ¿La oferta complementaria y los espacios públicos están a la altura de un destino de cinco estrellas?
“No. Todos somos conscientes de que hacen falta más inversiones públicas. En Adeje se están haciendo cosas interesantes, como el asfaltado de calles, pero hay que darse más prisa con infraestructuras como el aeropuerto, la autopista o el hospital. Sé que se está haciendo un esfuerzo, aunque la burocracia es brutal y la inestabilidad política nacional no ayuda a agilizar las cosas. El turista que elige Tenerife se queda cada vez menos en los hoteles y viene a disfrutar de la Isla, así que necesitamos estar a la altura”.

-Usted, como empresaria y como vicepresidenta de Ashotel, ha levantado la voz más de una vez para demandar soluciones a los atascos de la autopista del Sur y a la terminal del aeropuerto. ¿Qué opina de las previsiones de mejora para estas dos infraestructuras?
“El reasfaltado de la autopista ha mejorado la imagen del Sur y respecto a los atascos, todos podríamos aportar nuestro granito de arena. El Cabildo y Ashotel trabajan en un proyecto de movilidad sostenible para propiciar el traslado de trabajadores en guagua adaptando rutas y horarios. Respecto al aeropuerto, sigo opinando que no hace falta la segunda pista, sino una nueva terminal que arranque el primer guau del turista nada más pisar la Isla”.

-El borrador del Gobierno de Canarias sobre el alquiler vacacional delimita esta actividad a zonas no turísticas, aunque la última palabra la tendrán ayuntamientos y cabildos. ¿Es la propuesta que esperaban los empresarios hoteleros?
“Creo que el Gobierno lo ha hecho bien. No todas las islas son iguales y no todos los municipios tienen los mismos problemas. La vivienda vacacional le vendría muy bien al norte de la Isla para dinamizar la economía local, y no al Sur, donde toda la economía gira en torno al turismo y esta modalidad es una competencia desleal. Está en juego el empleo en el sector turístico”.